martes, 15 de enero de 2013

EL JUEGO DE ENDER. Orson Scott Card


-Haremos lo necesario para ganar esta guerra, y el correcto desarrollo de nuestra juventud no nos va a detener.-
Portada del libro El juego de Ender, de Orson Scott Card
Edición en español (1993)

Género. Ciencia ficción.

Lo que nos cuenta. En el libro El juego de Ender (publicación original: Ender´s Game, 1985) conocemos a un niño llamado Ender Wiggin, reclutado con solo ocho años para estudiar en la Escuela de Batalla que prepara a las fuerzas que protegen a la Tierra de sus enemigos, los Insectores, civilización contra la que ya se han librado varias guerras. Pero Ender es un niño, con sus propios miedos e inquietudes, algunos más reales y cercanos que los Insectores, y su primera lucha será contra él mismo. Primer libro de la Saga de Ender.

Mi opinión. Una de las novelas clave para entender muchos fenómenos que se produjeron dentro del género de la ciencia ficción a partir de los años ochenta, como la popularización, las superventas o el triunfo definitivo de las sagas. Y novela generadora de grandes debates en otros tiempos, que por suerte para todos se han convertido ahora en pequeños acaloramientos; porque esta novela tiende a polarizar y magnificar las opiniones y las sensaciones de los que la leen. 

Incluso parece, cuando escuchas con detenimiento los argumentos, que algunos se han leído libros distintos.  Pero lo que ocurre es que hay varias líneas en la trama que, aunque centradas todas en Ender, nos evocan diferentes emociones según la experiencia vital del lector (y algunas producen hasta rechazo). Educación, ritos de madurez, guerra, formación, totalitarismos, xenofobia, incomunicación, aprendizaje, traumas, expiación, manipulación, soledad, abuso, sufrimiento, superación o pérdida son algunos. Pero hay muchos más. Lectura obligada (es un decir) para amantes del género, al que transciende. 

Destacado. Un protagonista memorable, de profundos y complejos matices, hecho de maravillosas ambigüedades y terribles certezas. Y es que todos hemos sido Ender Wiggin en algún momento de nuestras vidas, de una u otra forma.

Potenciales evocados. Psicoanálisis del niño que una vez fue Donal Graeme; las (sin)razones del conflicto de La guerra interminable; la Agogé por la que pudo pasar John Christian Falkenberg; la alargada sombra del El señor de las moscas.
 

Linkwithin