viernes, 18 de enero de 2013

LA GUERRA DE HITLER. David Irving (1977)


-Hay autores que trascienden su obra, pero aquí se tiende a hablar de libros.-

 photo DSC07144_zpsed66e7ed.jpgGénero. Biografía.

Lo que nos cuenta. Primer libro de una biografía en dos partes sobre Adolf Hitler, que narra los sucesos desde el atardecer del 3 de septiembre de 1939 hasta las tres y cuarto de la tarde del 30 de abril de 1945.

Mi opinión. Monumental trabajo, fruto de la que quizás se puede considerar como una de las mayores labores de investigación y documentación en el tema que se han realizado, como mínimo hasta su tiempo.

Lo que ocurre es que después de toda esa labor tan meritoria, en la obra se descartan (hasta se critican) todas aquellas fuentes que no se ajustan a lo que el autor quiere contarnos, y se llegan a encajar o interpretar (tergiversar y manipular, según el fallo de alguna Corte de Justicia, pero este no es el foro para extendernos) algunas de las que refuerzan sus tesis más “sorprendentes”.

Y esa es la desgracia de la obra, notable por otra parte, ya que no todas sus tesis, ni siquiera todas las “sorprendentes”, se sostienen de esa manera, independientemente de lo cercano (o no) que se sienta el lector a las mismas.

Destacado. El lector es testigo mudo de la narración, densamente amena. 

Potenciales evocados. Lo que el lector novel en un tema debería evitar, porque a ciertas cosas habría que aproximarse armado de conocimientos previos; el confuso parpadeo del satisfecho lector avanzado; el connoisseur que sabe manejar cualquier material polémicamente relevante dentro de un tema; las antípodas de Shirer (para bien y para mal); más folclórico que Kershaw, pero con alguna idea en común si se fija usted bien, estimado lector; más personalista que Fest; ni rastro del estilo "novela ligera" de Prior.

2 comentarios:

  1. La obra de Irving fué considerada a finales de los 70 y en los 80 como una de las mejores exposiciones sobre la 2ª Guerra Mundial y como referencia obligada, para posteriores estudios. El problema devino a posteriori tras conocerse la posterior particìpación de Irving en reuniones de formaciones extremistas y tras las declaraciones extravagantes que profesaba según el consenso historiográfico vigente. Sus posiciones anti-sistema ante lo que se denominaba la Solución Final, tema extremadamente sensible, que le granjeó serias enemistades. Aún no pudiendo coincidir todo lector con todas sus tesis, es innegable el encomiable trabajo de investigación y la calidad expositiva, casi inmejorable.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Anónimo.

    El problema fue más objetivo que esos comportamientos subjetivos que usted cita, ya que se demostró (no solamente entre historiadores y ante el lector, sino ante un juez en un juzgado) que el autor había alterado la redacción de testimonios de forma que cambiaba significativamente el sentido original de los mismos para apoyasen algunas de las tesis que el autor defendia.

    Estoy con usted en que aunque no se coincida con todas las tesis que expone (muchas de ellas sostenidas sin tener que alterar la Historia), el libro fue un enorme trabajo de investigación en su tiempo. Hoy en día hay obras con labores de investigación tanto o más exaustivas, pero suelen circunscribirse a temáticas más concretas y menos amplias que las que abordó este libro.

    Gracias por su aportación.

    ResponderEliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin