martes, 29 de enero de 2013

LA MÁQUINA BLANDA. William Burroughs


-Es difícil influir a tantas y tan distintas personas. Por algo será ¿no cree, estimado lector?.-


Portada del libro La máquina blanda, de William Burroughs
Edición en español (2004)
Género. Novela.

Lo que nos cuenta. El libro La máquina blanda (publicación original: The Soft Machine, 1961) es un paseo por y desde las temáticas y estilos tan propios del escritor. Lo que nos cuenta con exactitud mejor no trato de explicárselo, porque no me veo capaz. Tampoco me veo capaz de explicarles la Composición VI de Kandinsky, para que se hagan una idea.

Mi opinión. Delirio fantástico revolucionario, en el que se mezclan la teoría de la conspiración con las politoxicomanías, con la ciencia ficción, con el sexo homosexual más escatológico y con multitud de elementos más que configuran un todo, construido huyendo de la linealidad y desde el símbolo y el enigma, con la intención de sugerir imágenes. Imágenes, imágenes, imágenes. 

Literatura experimental, vanguardista y contracultural en su tiempo, desde la ruptura con las convenciones literarias más comunes, es una obra abierta por completo a las interpretaciones más personales de los lectores, cuya reacción convirtió al autor en uno de los símbolos literarios (y algo más) del siglo XX. Y es una obra que, más que leerse, se “verá” (y algunos hasta disfrutarán de la visión).

Destacado. Junto al resto de la producción del autor, especialmente otras dos novelas, creó fuertes tendencias, muchas y variadas. 

Potenciales evocados. Obra de referencia para otras, pero podemos intentarlo para que se hagan una idea, aunque no les prometo nada… el híbrido de Marc Almond y Han Solo, viviendo la vida de Sean Bateman pero sintiéndose Jerry Fletcher, en una novela pensada por Gibson, escrita por Dick y corregida por Palahniuk.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Linkwithin