martes, 22 de enero de 2013

LEGADO DE CENIZAS. Tim Weiner

-El coloso con pies (y cerebro, ojos, manos, boca…) de barro, como mínimo.- 

Portada del libro Legado de cenizas, de Tim Weiner
Edición en español (2009)
Género. Ensayo.

Lo que nos cuenta. El libro Legado de cenizas (publicación original: Legacy of Ashes. The History of the CIA, 2007) es, desde la investigación y con vocación periodística (incluso histórica, quizás hasta política, pero las fronteras entre géneros y estilos son más tenues cada vez), un retrato descarnado de la CIA desde su formación hasta fechas más cercanas, estructurado desde las sucesivas presidencias de EEUU.

Mi opinión. Con el subtítulo La historia de la CIA, hace un repaso a la evolución de un servicio de inteligencia que más que tratar de entender los eventos y anticiparse a sus consecuencias, por mucho que se lo pidieran sus jefes (y no todos), creyó poder alterarlos a su propia conveniencia y en su propio provecho. 

La labor de documentación del escritor (casi un 30% del libro se dedica al detalle de bibliografía, fuentes, documentación, notas y créditos, entre otras aclaraciones) parece una garantía de que el relato de miserias, chapuzas, errores, cambios de chaqueta y escandalosas interpretaciones no es la anécdota llevada a tendencia. Al contrario, es la tendencia llevada al estilo. Los datos abundan en esta obra, compacta pero morbosamente ágil de leer.

Son muchas las reflexiones que pueden surgir con la lectura de este libro. Desde la independencia de los servicios de inteligencia con respecto a la estructura del Estado, pasando por la intensidad de la acción de dichos servicios comparada con el desafío que enfrentan, y llegando incluso pensar sobre si se corrompe antes el fin que los medios, si es al revés o si es simultáneo.

Destacado. Que si la narración no fuese tan real y cercana, sería chistoso por momentos, porque reputación e historial no son lo mismo.

Potenciales evocados. Las intenciones ominosas de la T.I.A. o de CONTROL, unas veces, las alegres chiquilladas del NKVD o del Kidon, otras veces; la antítesis de Gordon Thomas, por muchos puntos en común que se puedan llegar a tratar; muchísimo en común con Enemigos, del mismo autor, pero con más implicaciones de relevancia histórica para el resto del planeta; el vigésimo viaje de Ijon Tichy; algo de Breve historia de la incompetencia militar, pero no voluntariamente; esta obra es a La vida en (la) compañía lo que la oncología a Love Story.

Linkwithin