miércoles, 16 de enero de 2013

NEVABA. Patrick Rambaud (2000)



-El hambre, las enfermedades y Kutuzov también hicieron su parte, pero daban para un título y un pie de portada menos poéticos-.


Lo que nos cuenta. A través de los ojos de dos personajes principales y un número considerable de secundarios, vemos como la Grande Armée de Napoleón ocupa una Moscú prácticamente desierta y desabastecida. Tras el posterior incendio de la ciudad, comienza el repliegue. Y poco después comienza a nevar…

Mi opinión. Libro segundo de la trilogía Fin del Imperio, perfectamente abierto a su lectura independiente, que no explica en absoluto el desastre de la Gran Armée y sus consecuencias de una forma novelada, pese a lo que se pudiese anticipar. Y es que, al menos en mi humilde opinión, Rambaud tenía otro objetivo al escribir la novela. Quería que sintiésemos. 

No nos explica Borodino, pero quiere que sintamos que se han pasado pruebas muy duras antes de la toma de Moscú. No nos explica las (fallidas) expectativas de Napoleón respecto a una paz negociada por parte del Zar que nunca llega, pero quiere que sintamos el nerviosismo y la tensión de la espera. No nos explica porque abandonan Moscú, pero quiere que sintamos la frustración. No nos explica la táctica rusa de persecución e incursiones, ni el hostigamiento sobre las líneas de suministros, ni la separación de las columnas, pero quiere que sintamos el horror y la desesperación. No todos los lectores conseguir sentir, o Rambaud no conseguirá que sientan. Otros, sí.

Destacado. Más Novela que Historia. La menos “napoleónica” de las novelas napoleónicas que he leído.

Potenciales evocados. Balzac, o al menos eso quiso Rambaud; mucho Ségur, pero mucho, mucho, mucho; la descripción de la retirada de Moscú de D´Hubert y Feraud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin