sábado, 19 de enero de 2013

A CABEZA DESCALZA. Brian W. Aldiss (1969)


-Muchas rutas llevan a Interzona. Algunos se pierden por el camino.-

 photo DSC07162_zpsf4b1dc31.jpgGénero. Ciencia ficción.

Lo que nos cuenta. En el futuro, los habitantes de Europa viven bajo los efectos alucinógenos de las bombas de aerosol psicomimético arrojadas durante la última guerra. El protagonista, oriundo de los Balcanes (zona menos afectada por el efecto lisérgico que otras regiones, o eso cree él), sigue sus anhelos de juventud (¿o ha sido destinado por la Organización de las Naciones Unidas Renovadas?) y viaja hacia Inglaterra, donde los bombardeos fueron especialmente intensos.

Mi opinión. Lo que en su momento fue una de las más aplaudidas experimentaciones de la New Wave del género, se puede leer ahora desde una perspectiva muy distinta… o no… La distancia entre la marcianada importante y el ejercicio de vanguardia es la misma ahora que antes…o no… Actualmente tenemos más referencias y, poco a poco, menos reparos en no seguir la corriente o no parecer un bicho raro en según qué círculos… o no… 

El caso es que la novela está, en general, sorprendentemente bien escrita para los cánones del género, es vívida. Surrealismo (que no absurdo) y ficción se confunden para que, con el fuerte apoyo del estilo narrativo, veamos mejor lo que pueden estar viviendo los personajes, desde fuera, desde la seguridad. Pero según avanza la novela, todo empieza a girar cada vez más deprisa, y no todas las estructuras (ni todos los lectores) aguantan esa velocidad de centrifugado. El lenguaje, ¿una herramienta del autor, un parche o una excusa?

Destacado. Las ¿poesías? ¿canciones? que cierran cada capítulo, diamantes extraños pero sin pulir.

Potenciales evocados. La mirada confundida de Raoul Duke, pero más troncal que descriptiva, hasta que se convierte en delirio; momentos Burroughs, pero muy de lejos y poquísimos; el mal rato que han tenido que pasar los traductores, supongo yo; dicen que Ulises, pero yo no lo vi, perdonen ustedes mis limitaciones; uno de los efectos secundarios del Parepin, pero sin implicaciones políticas; algunas letras de Lagartija Nick.

4 comentarios:

  1. El libro está muy bien escrito. La historia flojea, pero la lengua es brillante, y el trabajo del traductor tuvo que ser intenso y , a mí me lo parece, su resultado es muy bueno. Experimental, exigente, arriesgada, lírica... Y el modelo está en Joyce, en concreto en su última obra, Finnegan's Wake.
    ffwinter-Santiago

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido, ffwinter-Santiago.

    De acuerdo en todo, menos en lo de "Finnegan´s Wake", pero únicamente porque no lo he leído y por lo tanto no puedo opinar ni valorar su opinión, que seguramente está muy bien orientada por lo que sugieren el resto de sus argumentos.

    Gracias por su aportación.

    ResponderEliminar
  3. Este libro me lleva tentando años, espero atreverme con él durante el 2014

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si finalmente se anima, espero que comparta su opinión en su blog, Cities: Moving, que le sacará mucho jugo para la reseña. Lo que no me atrevo a suponer por adelantado es si le gustará o no.

      Eliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin