miércoles, 30 de enero de 2013

EL ÁGUILA EN LA NIEVE. Wallace Breem (1970)

 
-Del heroísmo y la irracionalidad, que tantas veces caminan de la mano hacia el campo donde crecen las phalerae y los torquex-.


Lo que nos cuenta. Paulino Gayo Máximo, antiguo general romano con mucha experiencia entre los limitanei y comitatenses, echa la vista atrás al final de sus días y nos cuenta su vida, marcada por sus duras experiencias personales y castrenses, centrándose en su participación dentro de los acontecimientos que desembocaron en el estallido del violento conflicto que tuvo lugar entre las tribus germánicas y el Imperio Romano de Occidente a orillas del Rin al finalizar el año 406.

Mi opinión. Novela seca, dura, estricta, eficiente y sobria, sin espacio para la emotividad en el relato (pero el lector sentirá, se lo aseguro), exactamente igual que el propio protagonista, porque al fin y al cabo es su relato. Aun con el lastre de su atropellado inicio, del abuso de gentilicios y topónimos que no siempre son vitales para la trama y de cierta irregularidad en la construcción de personajes, es una más que notable obra de ficción histórica que se centra principalmente en la realidad de los soldados que tratan de apuntalar a un gigante que se bambolea.

Buena representación de un Imperio que parecía estar buscándose lo que finalmente le ocurrió, desde la decadencia, el desinterés, el cohecho y la imprudencia en general. Un protagonista que parece el símbolo de la identidad romana perdida, demasiado a veces para el punto de vista más humano del lector. Buen tratamiento de la abundante parte bélica, al menos desde la visión de un general. Diálogos confusos en ocasiones, quizá parte de los mecanismos narrativos que usa el autor. Un tono crepuscular, en todos los sentidos, francamente bien conseguido.

Destacado. La descripción de la vida a orillas del Rin. Se siente la indigencia y el infortunio. Y casi podemos sentir el frío.

Potenciales evocados. En lo militar, lo que debió sentirse en Camarón, Brest-Litovsk o Castelnuovo; en el protagonista, lo que debió pensar Weidling, o tal vez Craw, incluso Steiner; el estilo de Leckie para hacer mirar atrás a sus personajes, y algo más; nada de Scarrow (más allá de que a él también le debe gustar la novela, casi seguro).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin