miércoles, 16 de enero de 2013

MOBY DICK. Herman Melville (1851)

-"Moby Dick" es una novela de aventuras sobre la caza de un cachalote albino, igual que "Hamlet" trata de las rarezas de los príncipes daneses, "De aquí a la eternidad" nos cuenta el ataque japonés a Pearl Harbor y "Guerra y Paz" es una novela de rusos.-
 photo 15MobyDick_zpsea6619e8.jpg 
Género. Novela.

Lo que nos cuenta. Ismael, un joven con sorprendente cultura para ser un simple marinero más, se enrola en el ballenero Pequod, tripulado por un variado crisol de personajes, entre los que destaca su capitán, Ahab, que llevará a la tripulación en un viaje inquietante a la caza del cachalote Moby-Dick, su Leviatán particular.

Mi opinión. En alguna de mis otras reseñas orientativas ya he tratado el extraño fenómeno que se da, en ocasiones, cuando varias personas opinan sobre un mismo libro y parece que se han leído libros distintos. Pero si hablamos de Moby Dick, es casi seguro que sí, que se han leído libros distintos. Porque hay tantísimas ediciones diferentes, orientadas (sí, ha leído usted bien, orientadas) a varios públicos y que van del escaso par de centenares de páginas hasta más de seiscientas, que obviamente hablamos de obras diferentes. 

Por ejemplo, la foto que ilustra esta reseña es de la primera edición que leí (y conservé), 196 páginas incluyendo glosario de términos marinos y un índice maquetado con generosos espacios, incluida en una colección, y cito, escogida para jóvenes formada (sic) con los más interesantes y sugestivos títulos en la que esta obra iba de la mano de Heidi, La Odisea, Polly, corazón de oro y David Copperfield, entre otros. No sigo la lista por no obligarles a medicarse.

Así que aclarado este importante punto, les aseguro que si se sienten decepcionados tras leer este libro es, probablemente, porque eligieron las edición incorrecta. Porque Moby Dick es, desde la estrategia del simbolismo o desde la narrativa directa, una gran obra, imprescindible si me permiten el excesivo adjetivo, que nos hace reflexionar sobre la obsesión, el rechazo, el destino, el dominio, la fuerza, los límites o su ausencia, el hombre, la vida, el mal, la irracionalidad vestida de razones, la proyección, la sublimación, la locura… tantas cosas...

Destacado. Ahab, personaje con lugar propio en la historia de la literatura universal, padrino de muchos otros. 

Potenciales evocados. Shakespeare con menos conciencia, propia y ajena; un Quijote realmente peligroso ante los ojos de un Sancho con sorprendentes inquietudes vitales… pero no sé si estoy haciendo algo útil, porque Moby Dick es, principalmente, referente (¡pero si hasta Ellis convirtió el recurso Ismael/Tonel Heidelberg  en Patrick/Whitney Houston!).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin