lunes, 28 de enero de 2013

UN PLAN SENCILLO. Scott Smith


Portada del libro Un plan sencillo, de Scott Smith
Edición en español (1998)
-Todo es personal, porque somos personas-.

Género. Novela.

Lo que nos cuenta. En el libro Un plan sencillo (publicación original: A Simple Plan, 1993) veremos como dos hermanos y un buen amigo de uno de ellos encuentran, en lo profundo de un bosque nevado, una avioneta con varios millones de dólares en su interior. Tras varias deliberaciones, deciden no hacer público el descubrimiento y quedarse con dinero.

Mi opinión. Entretenida y desasosegada novela, construida desde unos personajes centrales muy diferentes entre ellos y bastante bien retratados que van viendo destruidas todas sus previsiones (y casi las del lector respecto a ellos) porque una decisión y la ejecución de la misma no siempre siguen los mismos derroteros, por razones propias y ajenas.

La culpa y las excusas. El miedo y la tentación. La codicia y la sensatez. Dilema y vergüenza. De la pérdida del control desde la normalidad. De la violencia desde la estupidez más real. De la sensatez de lo insensato. El lector sabe que esto no puede acabar bien, pero no sabe hasta qué punto, y sigue leyendo, sin remedio.

Destacado. Que los éxitos de ventas no se deben valorar solo por eso.

Potenciales evocados. Momentos de A tumba abierta y de Fargo, pero no me refunfuñen, que la novela se editó antes de que se rodasen las películas; premisas de No es país para viejos y de Si le digo le engaño.

4 comentarios:

  1. Mi querido Olethros:
    Debo decirle que me gusta mucho esta reseña suya, tiene un estilo muy "sui géneris", teniendo en cuenta que, ya de por sí, su estilo al reseñar es muy personal (creo que en ésto estarán de acuerdo la mayoría de sus lectores).
    Leí este libro cuando salió a la venta, en 1993. Yo tenía veintiún años. La verdad es que lo compré porque en la portada lo recomendaba el mismísimo Stephen King, y por aquellas fechas yo ya era un incondicional del Rey.
    La novela, debo decirle, me encantó. Te atrapa desde el segundo uno. Y lo que es más importante: uno acaba convirtiéndose en el protagonista de la historia, tal es el grado de empatía que genera con el lector.
    En aquellos tiempos de primeros de los noventa, en que no existían internet, ni los teléfonos móviles, y en los que las series de televisión no tenían la calidad y el poder adictivo de hoy día (apenas Twin Peaks, Expediente X y poco más), ésta era la clase de novela que a mí me hacía leer como si lo fueran a prohibir.
    En aquellos tiempos, ni mejores ni peores, pero sí más sencillos, teníamos menos estímulos externos para dedicarnos simplemente a leer. Hoy es muchísimo más difícil poder concentrarse en una tarea aparentemente tan sencilla y gratificante como es la lectura.
    En los próximos días voy a releerlo, esperando encontrar la resonancia y la magia de hace 23 años (cosa harto difícil).
    Saludos, amigo. Nos seguiremos leyendo.

    ResponderEliminar
  2. Es una gran novela en muchos aspectos y me encantó. Es posible que eso me afectara al hacer más personal esta reseña, dentro de lo "personales" que son todas las que hago.

    Gracias por su aportación y sus palabras, Benjamín.

    ResponderEliminar
  3. Veo que tienes una opinión muy positiva de la obra, y por el comentario anterior, veo que no eres el único. Habrá que apuntarla y darle una oportunidad más adelante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela estupenda. Si finalmente decide leerla, ya nos contará qué le ha parecido.

      Gracias por su aportación, Bea.

      Eliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin