miércoles, 23 de octubre de 2013

EL SEÑOR DE LAS FLECHAS. Conn Iggulden



Portada del libro El señor de las flechas, de Conn Iggulden
Edición en español (2009)
-Seguimos suponiendo, pero menos.-  
    

Lo que nos cuenta. En el libro El señor de las flechas (publicación original: Lords of the Bow, 2008) Genghis Khan ya no es Temujín. En sus luchas para unificar los clanes mongoles como una nación, se enfrenta a las tribus aliadas de los naimanos, a los que arrasan sin piedad si no se unen a ellos. Al terminar, une a sus tropas al chamán naimano, que capta su atención con algo a medio camino entre la magia y la prestidigitación. Pero a pesar de que el Khan está actuando como aglutinador de los mongoles con los ojos puestos en el reino Xi Xia para empezar con sus planes, hay sospechas, venganzas y asesinatos entre los hombres bajo su mando. El chamán, Kokchu, comienza a hacerse un nombre tratando al enfermizo hermano de Genghis, Temuge, mientras su hermano Khasar es testigo directo de las tensiones en el campamento. Segundo libro de la serie Conquistador.

Mi opinión. Continuación del primer volumen de la serie algo de tiempo después de su final, que inventa con sentido y sensatez mucho de los desarrollos políticos en el seno de la incipiente nación mongola, que empieza a mostrar parte de las tácticas de combate que tanto éxito y fama, sangrientas ambas eso sí, trajeron a las hordas de Genghis Khan, de buen ritmo pero irregular a tramos amplios, que comienza a dar protagonismo a otros personajes que en el futuro tendrán bastante que decir en esta trama, que no oculta en absoluto la dureza de los férreos métodos del Khan pero sin regocijarse y recrearse en los detalles, muy entretenida en general y una forma distendida de acercarse a esta gigantesca figura de la historia, a los tiempos que vivió y a los eventos que desencadenó.

Destacado. Igual que el primer volumen, por mucho que suponga el escritor no hay “chirridos” en la trama.

Potenciales evocados. Ritmos y estilos parecidos a los trabajos del autor sobre César, cambiando el entorno y la época; bastante ceñido al famoso ensayo histórico de Weatherford pero sin entrar en los “desvaríos marcoaurelianos”; conceptos narrativos cercanos (que no similares, no se confundan) al trabajo de Dietrich sobre Atila.

2 comentarios:

  1. Lo que más me llamó la atención de esta segunda novela de la serie, aparte de lo ya comentado en la primera, es el relato de cómo Gengis fue imponiendo su liderazgo a todos los diversos clanes mogoles.

    Nos seguimos comentando. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Cierto. Tuvo que ser un hombre durísimo, muy cruel y tremendamente implacable para sobresalir, dominar, conducir y dirigir a hombres duros, crueles e implacables. Y esta novela ficciona muy bien ese asunto.

    Gracias por su aportación, Daniel.

    ResponderEliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin