martes, 15 de octubre de 2013

CUERNOS. Joe Hill (2010)


-Cuidado con lo que deseas saber porque podrías llegar a saberlo.-       


Lo que nos cuenta. Tras una intensa noche de borrachera y de alguna otra cosa que no termina de recordar muy bien cómo transcurrió exactamente, Ignatius Martin Perrish (más conocido como Ig) descubre que le han salido cuernos. El resto de las personas parecen no verlos aunque desde luego su comportamiento no es normal ya que le hablan de cosas que normalmente no harían públicas. Desde que fue asesinada su antigua novia, Merrin, el pobre Ig  ha estado en el punto de mira de muchas personas, por lo que algunas de las cosas que escucha de sus bocas no le van a gustar, pero ese hecho le da la idea de intentar descubrir quién mató a Merrin.

Mi opinión. Trabajo interesante en su género, de comienzo brioso que captura la atención mediante una especie de astracanada fantástica para después usar cambios temporales que rompen la dinámica y, hasta por momentos, la propia trama, que aunque luego el desarrollo de la novela demuestra hasta cierto punto su pertinencia queda flotando la duda de si mereció el precio que pagan fluidez e intensidad, que se mueve entre el humor chapoteante, el thriller sobrenatural dramático y la angustia sensible con bastante soltura, de personajes suficientes aunque algo acartonados pero que no son sobre lo que trabaja un autor que prefiere apostar sobre la propia idea de base y sus desarrollos, que en su primera parte y entre chiste y chiste reconstruye de manera creíble lo que puede estar sintiendo el entorno de una persona sospechosa de haber cometido un horrible crimen, formalmente correcta y sin alardes pero de formas apropiadas para los distintos tonos del libro, irregular en el ritmo por aquello de los saltos pero que se vuelve vertiginoso según nos acercamos al desenlace y novela bastante entretenida sin llegar a ser redonda.

Destacado. No siendo un trabajo de terror, sí toca con acierto puntos tenebrosos de la naturaleza humana (aunque también otros más dorados y brillantes, casi con el mismo éxito).

Potenciales evocados. Momentos conocidos de Stephen King aunque reinterpretados y mezclados con situaciones Westlake pero desde lo fantástico; volviendo al de Maine, digno vástago de King en sentido figurado (comparten varios “tics” pero en el caso de Joe son más contemporáneos) y en sentido estricto (comparten varios genes también, por si no lo sabían).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin