domingo, 26 de mayo de 2013

LA COMUNIDAD DEL ANILLO. J. R. R. Tolkien (1954)

-Fantasía épica cuya influencia se extiende hasta nuestros días.- 


Lo que nos cuenta. El hobbit Bilbo Bolsón celebra su cumpleaños número 111, longevidad extraordinaria incluso en su especie, con una enorme fiesta de la que desaparece, literalmente, usando un anillo que encontró hace mucho tiempo. Antes de partir lejos de la Comarca para vivir con sosiego, le deja el anillo (no sin alguna reticencia) y el resto de sus posesiones a su sobrino Frodo Bolsón. Uno de los invitados a la fiesta, el mago Gandalf, tiene sospechas sobre la naturaleza del anillo y parte en busca de información fidedigna. Tiempo después, Gandalf regresa con noticias muy importantes para Frodo y para toda la Tierra Media. Primer volumen de la trilogía El señor de los anillos.

Mi opinión. Novela que inicia una trilogía que, 59 años después de su publicación, sigue siendo el referente más conocido y citado en su género, riquísima en trasfondo, atmósferas y descripciones, poética en ocasiones, épica por momentos, con muy pocos grises entre el blanco y el negro, sin alardes narrativos pero sí con un enorme trabajo técnico detrás de la propuesta, que cuida mucho las formas, plagada de referencias a otras obras del autor sobre las que se apoya pero de las que se aleja en estilo e intencionalidad, de personajes principales cuidados en general, perfilados a través de sus actos y con los que es fácil generar vínculos y empatía, con desarrollos que parecen alejarse del resto de la obra (y del resto de la trilogía, si me apuran) pero que son extrañamente bellos y tienen brillo propio, con una trama lineal (por más que se cite el pasado con frecuencia), de ritmo irregular, llena de valores reconocibles y abierta a interpretaciones.

Destacado. Según los datos editoriales, El señor de los anillos es uno de los diez trabajos más leídos en el mundo durante los últimos cincuenta años (el cuarto, en concreto, según fuentes de la misma naturaleza pero más osadamente precisas).

Potenciales evocados. Referente absoluto a partir de su publicación, pero que podríamos decir que bebe de fuentes mitológicas del norte de Europa, mezclándolas con aspectos de la tradición religiosa occidental y tal vez, sólo tal vez, con alguna lectura de la obra de Howard que pudo hacer Tolkien a escondidas cuando nadie miraba (aunque puede que no sea cierto, tal vez este detalle le sirva como orientación, estimado lector, si por alguna extraña razón no conoce este libro).

2 comentarios:

  1. La leí hace demasiado tiempo como para cargar contra él de manera precisa, pero me pareció sino torpemente escrita, malamente traducida (Editorial Minotauro). Describe ampliamente el trasfondo pero en demasiadas ocasiones pasa casi de largo en las acciones más interesantes.
    Respecto a las influencias de Tolkien, aparte de las sagas nórdicas (Njál) están también las sagas artúricas. «Sir Gawain y el caballero verde», traducido al inglés por él mismo, le fascinó y le inspiró ostensiblemente. Personalmente, aprecié similitudes (en el caso del Silmarillion) con la «Teogonía» de Hesíodo.
    Ando aquí revisando tus títulos (vengo de la casa del libro). Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido y espero que disfrute de su paso por aquí.

    Gracias por su aportación, Alex man dive.

    ResponderEliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin