miércoles, 22 de mayo de 2013

ANTES DE QUE LOS CUELGUEN. Joe Abercrombie (2007)


-Nudo que no aprieta en mitad de una gruesa cuerda de hilos bien trenzados.-


Lo que nos cuenta. Continuación de la trama del anterior libro allí donde la dejó el autor para que sigamos los acontecimientos en la parte más septentrional de la Unión, donde los norteños han decidido ampliar sus territorios por la fuerza, las vicisitudes de Glotka cuando lo destinan a un lugar tan complicado como la propia naturaleza de la misión que le encomiendan y las circunstancias que rodean la expedición encabezada por Bayaz para supuestamente buscar huellas del pasado. Segundo libro de la trilogía de La Primera Ley y segundo libro de la serie El Círculo del Mundo.

Mi opinión. Obra que mantiene el espíritu de la primera parte de la trilogía y ese estilo tan particular y exitoso del escritor con el humor negro, la acción, los diálogos y los personajes como pilares de la propuesta que permiten sostener el sobrepeso narrativo y el alargamiento de la trama que en ocasiones ponen a prueba el interés del lector, con mejoras estilísticas pero más altibajos en el ritmo de lo que cabría esperar, aunque la narración sigue llevando al lector en volandas por más que sigamos sin saber muy bien el destino, que sigue pintando a los personajes con innumerables gamas de gris entre el blanco y el negro, quizás algo más pesarosa y más grimdark todavía que La voz de las espadas, con protagonistas cada vez más icónicos y más “humanos”, de ritmo bastante ágil, que para seguir huyendo de tópicos tiene que apoyarse en alguno y que paga un precio importante como novela individual para darle más valor a la trilogía y a desarrollos futuros de la serie.

Con todo, más interesante (por no decir mejor, porque es demasiado subjetivo) que la mayoría de la producción en su género de los últimos años.

Destacado. Claro diagnóstico de caso leve del “Síndrome del segundo volumen de una trilogía”, también conocido como “Síndrome del salto del planteamiento al desenlace entre volúmenes”.

Potenciales evocados. Igual que en La voz de las espadas, menos perro viejo que Martin, no me cansaré de decirlo; menos inventiva que Sanderson pero más complicidad con el lector; menos “artista” que Rothfuss pero mucho mejor “fontanero” (aunque aquí hay alguna gotera); más centrado que Erikson, menos bisutería que Sapkowski, menos “romántico” que Morgan, menos disperso que Hoffman.

2 comentarios:

  1. Quizá no tiene un ritmo tan frenético pero te deja espacio para estudiar mejor a los personajes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es otra forma de enfocarlo, cierto. No lo había visto así.

      Gracias por su aportación, Kaos.

      Eliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin