jueves, 16 de mayo de 2013

LOS JARDINES DE LA LUNA. Steven Erikson


-Épica tan generalizada que hasta parece algo común.-

Portada del libro Los jardines de la luna, de Steven Erikson
Edición en español (2009)
Género. Narrativa fantástica.

Lo que nos cuenta. En el libro Los jardines de la luna (publicación original: Gardens of the Moon, 1999), un niño de la nobleza llamado Ganoes Paran es testigo lejano de unos disturbios en Malaz, la capital del imperio, y manifiesta su deseo de seguir la carrera militar. Siete años después, el niño se ha convertido en teniente y forma parte de las fuerzas de la Emperatriz Laseen, que lleva siete años en el cargo y que ha puesto sus ojos sobre la última ciudad libre fuera de su control, Darujhistan. Pero son varias las facciones que se oponen a la Emperatriz. Libro también conocido como El último puente y primer volumen de los diez que componen la serie Malaz: El libro de los caídos.

Mi opinión. Libro más confuso que difícil, escrito con mucha imaginación pero con naturaleza “rolera”, que abusa de las preguntas sin respuesta más que de los misterios y también de lo intrascendente por el mero hecho de quedar bonito, con personajes a cuál más épico y misterioso pero en general bien planteados y reconocibles a niveles suficientes, de trama entretenida sin la menor duda e interesante de verdad pero narrada de manera farragosa, de mejorable edición, de ritmo intermitente pero rapidísimo por lo general, que trabaja más y mejor las atmósferas y los personajes que los diálogos y las descripciones y, sobre todo, nada más que una carta de presentación de todo lo que el autor quiere compartir con los lectores.

Destacado. Los personajes menos épicos y poderosos están mucho más cuidados que el resto, hablando desde el punto de vista narrativo.

Potenciales evocados. Cóctel espeso del Cook más fantástico, Moorcock más realista, Martin peor narrador, Howard con más visión, Burst menos humorístico, Gygax más torvo e imaginativo, el Sanderson de El camino de los reyes con peor estilo y Hoffman con las ideas más claras; la labor de Hickman y Weis pero intentando adaptarse a lo que el autor considera los gustos y tendencias más modernas de los aficionados al género.

6 comentarios:

  1. Estimado Olethros: Quería hacerle una consulta. Aunque se que no es muy partidario de recomendar expresamente tal o cual libro, sino de dejar que sea el lector de su blog quién tome la decisión final de elegir por sí mismo, le rogaría que en este caso hiciera una excepción, ya que me fío bastante de su criterio. La pregunta es: ¿Merece la pena esta saga para embarcarse en ella e invertir el tiempo necesario, dado que los libros son extensos y la saga también? ¿Tiene la misma calidad,o similar que las de Abercrombie o Sapkowski, en las que últimamente ando sumergido? En realidad, son dos preguntas. Le doy las gracias, como siempre, por adelantado y le mando saludos. Benjamín.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Benjamín.

    Pues a la primera pregunta no le puedo contestar, y precisamente por la razón que usted mismo conoce e indica. Espero que me disculpe.

    En cuanto a la segunda, que tal vez le sirva de guía para la primera, vamos por partes, que decía el Destripador:

    - ABERCROMBIE: No creo que sea la calidad literaria el fuerte de este señor, sino la potencia de su narrativa y los personajes que construye, la mayoría con algo especial, distintivo. Esas carácterísticas no las va a encontrar en Erikson, que ofrece un estilo más farragoso en aras de una supuesta épica oscura, y sus personajes carecen de esos tonos propios, en general.

    - SAPKOWSKI: En el caso de este autor sí que hay interés en lo formal, trata de darle profundidad a sus personajes y sus ritmos son pausados. Tampoco encontrará eso en Erikson, ya que su propuesta es tan ambiciosa desde el principio que satura la trama de texto y eventos, sus personajes no evolucionan exactamente (les pasan muchas cosas pero sólo parecen cambiar de opinión y no de personalidad) y está lleno de acción épica tan constante que dicha épica pierde la fuerza.

    Los tres son bastante distintos y los tres tienen sus fans acérrimos. Suerte con su elección. Lo que sí le digo, que alguna concesión tiene que tener una persona tan agradable como usted, es que dejé de comprar la saga de Erikson después del tercer volumen.

    Gracias por su aportación, Benjamín. Se le echaba de menos.

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias, amigo. A buen entendedor, pocas palabras bastan... Y una última cosa. Su blog sigue estando en la columna de favoritos de mi ordenador. Y cada día, echo un vistazo. Un saludo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchísimas gracias por su fidelidad y su interés en este su blog. Gracias por su aportación, Benjamín.

      Eliminar
  4. Yo sí sigo esta saga. Su gran mérito es usar grandes cantidades de "fuegos artificiales" sin que se le vaya de las manos, unido a unos momentos de gran epicidad (que yo sí veo conseguidos). Por otro lado coincido en que sus personajes son opacos y en que la narración es farragosa y, a veces, confusa. Sobre todo en este libro. Pero está muy oor encima de la media de este género.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que vemos el mismo vaso, pero uno lo ve medio lleno y el otro lo ve medio vacío.

      Gracias por la aportación, Alyrodri. Se le echaba de menos.

      Eliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin