jueves, 30 de enero de 2014

LA MANO IZQUIERDA DE DIOS. Paul Hoffman



-Hacer fantasía tomando ideas de la historia para el trasfondo.-
 

Portada del libro La mano izquierda de Dios, de Paul Hoffman
Edición en español (2011)
Género. Narrativa Fantástica.


Lo que nos cuenta. En el libro La mano izquierda de Dios (publicación original: The Left Hand of God, 2010) conocemos a Thomas Cale, un joven que reside en el estricto Santuario de los Redentores, centro de carácter religioso y militar del que sólo la mitad de sus internos logra salir con vida tras su formación física y espiritual que les ofrece una visión demasiado sesgada del mundo en el que viven y muy corta de verdades. Cuando Cale y dos compañeros acceden sin permiso a una parte prohibida del Santuario, comienzan unos eventos que cambiarán su destino. Primer libro de la serie La mano izquierda de Dios.


Mi opinión. Novela potente e irregular, que sube y baja en tono, interés, ritmo y poder de atracción durante toda su lectura, con algunos momentos bastante interesantes durante la singladura pero no siendo esa la tónica general, que se acerca al Grimdark pero sin practicar nada del humor negro que caracteriza a ese subgénero, con muchos personajes pero pocos de ellos bien perfilados, un protagonista raro ya que, a menudo, hace cosas que no parecen coincidir con el carácter que aparenta tener, que toma muchos eventos de nuestra historia y los mezcla para introducirlos en el trasfondo desde una perspectiva fantástica pero que, a veces, resultan extraños o al menos nada bien explicados, dura en muchos sentidos sin entrar en el terreno de lo desagradable, con un manejo de los tiempos bastante particular y curiosa a su manera.


Destacado. La intermitencia, acusadísima.


Potenciales Evocados. Un nuevo tipo de Young Adult, aunque creo que no pertenece a ese género, que podríamos llamar Mature Young Adult; mezcla de Los niños de San Judas con fantasía oscura, Hanna tan masculina como militar y Las aventuras de Tom Sawyer en versión de capa y espada tan cruel como triste, con toquecitos de Las monarquías de Dios aunque menos coral y menos fantástica, pero todo transcurriendo en un trasfondo que podría recordar a una versión medieval-fantástica de la Europa de las cuatro primeras décadas del siglo XX.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin