viernes, 31 de enero de 2014

LOS HUESOS DE LAS COLINAS. Conn Iggulden (2008)



-Pequeñas ficciones dentro de un gran marco histórico novelado.-
 



Lo que nos cuenta. Al oeste, unos bandoleros musulmanes hacen su trabajo sin saber lo que han desencadenado. Al noroeste, fuerzas mongolas de tanteo al mando de Tsbodai, que está formando al hijo mayor del Khan, hacen estragos entre los rusos que tratan de combatir contra ellas sin conocer sus tácticas. Al este, los lugartenientes del Khan siguen ofreciéndole victorias y riquezas, pero aunque no han terminado la conquista de toda la zona de los Chin vuelven su vista al oeste por la sucesión de insultos y desprecios que han venido de allí, de forma que las fuerzas del Imperio Mongol se pondrán en marcha, con el Khan a la cabeza, en dirección a las tierras del sah Ala-ud-Din Mohamed. Tercer libro de la serie Conquistador.


Mi opinión. Trabajo fornido pero no compacto, que genera sensaciones visuales en el lector, algo repetitivo en cuanto a continuas referencias a la dureza y resistencia del mongol, de buen ritmo, especialmente conseguido en la parte más operativa de las batallas, ágil y fácil de leer, que hace ficción en cuanto a pensamientos y relaciones personales para construir tramas secundarias pero se ciñe a los parámetros históricos generales en la primaria por lo que puede servir para introducirse en los fenómenos de su tiempo relacionados con el Imperio Mongol y el Islam mediante una entretenida novela llena de acción, combates y matanzas.


Destacado. Primeras sensaciones de culebrón familiar, pero al fondo y diluidas.


Potenciales Evocados. Bastante ceñido al famoso ensayo histórico de Weatherford, sin entrar en los “desvaríos marcoaurelianos”, pero al espíritu del trabajo de Man; conceptos narrativos cercanos (que no similares en tono, en absoluto, no se confundan) al trabajo de Dietrich sobre Atila pero menos cortesanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin