viernes, 10 de enero de 2014

ACCELERANDO. Charles Stross (2005)



-Otro choque entre forma y fondo, pero no demasiado cruento en realidad.-
 

 photo 201Accelerando_zpsccd40369.jpgGénero. Ciencia ficción (en realidad, novela formada por relatos escritos entre 2001 y 2004 pero con eje común y continuidad cronológica para formar el consabido Fix-up).


Lo que nos cuenta. En un futuro próximo, Manfred Macx analiza datos conectado en todo momento a la red y los sistematiza para descubrir tendencias casi adelantándose a ellas y, mediante oportunas patentes e inversiones, generar dinero pero no únicamente para él. Su ex mujer y Dominatrix, Pamela, trabaja para el departamento de hacienda de los USA y trata de usar tecnicismos, sentimientos y deudas para que el país cuente con la colaboración de Manny. Conoceremos la evolución de estas personas y varios de sus familiares y asociados, el desarrollo de la tecnología en muchos niveles y de la propia raza humana a lo largo de bastantes años.


Mi opinión. Trabajo de hechuras apabullantes pero cosidas con fragilidad, que derrocha imaginación por los cuatro costados, que podríamos denominar como Hard Culebrón y hasta Space Cyberopera, que durante el primer tercio de la novela funciona bastante bien, con fuerza, luz propia e interés una vez que el lector entra en la propuesta pero que durante los otros dos tercios toma unos derroteros que podrían parecer similares pero que no lo son en absoluto y que no todos los lectores conseguirán “comprar”, que por momentos parece una sátira social y política de nuestra época, intenso pero disperso y cada vez más según se avanza, narrativamente curioso y hasta cierto punto exigente, de personajes deliciosamente ad hoc pero que se devoran a sí mismos, repleto de contextos que no terminan de fusionarse, lleno de filias y que no está hecho para todos los paladares lectores.


Destacado. La gran diferencia entre la primera parte del libro y las otras dos.


Potenciales evocados. Cosas (e incluso ideas si se paran a pensarlo ustedes) que hacían Clarke y Heinlein (y hasta Pohl, si se fijan ustedes bien) es su tiempo, pero hechas ahora partiendo de conceptos base científicos, políticos y sociales que a esos tres monstruos ni siquiera se les podían pasar por la cabeza entonces; desde puntos de vista más contemporáneos, Neal Stephenson desarrollando ideas de Egan y Sterling pero corrigiendo el libro Scalzi sin que nadie se entere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin