domingo, 28 de julio de 2013

JOSEPH ANTON. Salman Rushdie


-Entre la catarsis y el plato que se sirve frío, literatura.- 

Portada del libro Joseph Anton, de Salman Rushdie
Edición en español (2012)
Género. Biografía.

Lo que nos cuenta. El libro Joseph Anton (publicación original: Joseph Anton. A Memoir, 2012) es una autobiografía que comienza con el día en que se hizo pública la fetua contra Rushdie a comienzos del año 1989 para, a continuación, llevarnos a través de la vida del escritor desde su niñez hasta la primavera de 2002, principalmente centrándose en todo lo que tuvo que ver con Los versos satánicos y las consecuencias que tuvo el libro para la vida del autor y la de muchas otras personas.

Mi opinión. Trabajo interesante que usa herramientas de novela, ensayo y otros géneros para mezclarlas y que el autor nos cuente, desde una inesperada tercera persona, la interpretación que él hace de muchos eventos de su vida y de todo aquello que tuvo que ver con su existencia oculto casi todo el tiempo y con una virtual condena a muerte pegada a sus talones, que se mueve con soltura entre lo tragicómico, la denuncia, la historia, el agradecimiento, el onanismo casual en apariencia, el chisme, la confesión sesgada (la autobiografía es así de subjetiva), la reflexión a medias (supongo yo, por las dicotomías entre hechos y discursos) y el ajuste de cuentas.

Construida y narrada con solidez, de buen ritmo, bastante interesante y seguro que interesada, la obra exige al lector la interpretación de varios hechos por encima de lo redactado, es curiosa en cuanto a todo lo relativo al pasado del escritor, se notan los estados de ánimo y los sentimientos primarios de Rushdie en ciertos asuntos muy concretos y es, en lo global, un potente trabajo sobre una trama increíble por momentos y con un protagonista que genera sensaciones encontradísimas sobre sí mismo.

Destacado. El delicado equilibrio entre evitar la autocomplacencia y el escarnio público.

Potenciales Evocados. Yo no recuerdo haberme leído nada parecido ni en estilo ni en intencionalidad, por lo que me abstendré de jugar a los paralelismos, recuerdos y parecidos. Si en algún momento evoco algo para usar en este epígrafe, cuenten con ello anotado aquí.

Linkwithin