viernes, 8 de febrero de 2013

NANA. Chuck Palahniuk


-Duérmete, niño… y tú, jefe pesado, y tú, policía inoportuno, y tú, inocente… .-

Portada del libro Nana, de Chuck Palahniuk
Edición en español (2003)
Género. Novela.

Lo que nos cuenta. En el libro Nana (publicación original: Lullaby, 2002) conocemos a Carl Streator, un periodista que investiga sobre la muerte súbita infantil, síndrome que le arrebató un hijo, para descubrir que el poema de la página 27 del libro Poemas y rimas del mundo entero, del que se imprimieron quinientas copias, tiene el poder de matar a aquellos a los que odia quien lo esté leyendo.

Mi opinión. Trama loca y amena, como la práctica totalidad de la producción del autor, que basándose en personajes extrañamente originales que intentan encajar en un entorno que nunca sienten como propio, suele retratar aspectos de la realidad social y/o personal desde una focalización irreal o, al menos, muy poco probable. Y es una buena estrategia, ya que hay temas a los que les sienta muy bien la aproximación indirecta disfrazada de absurdo y maquillada de humor negro porque permite que, si fuese necesario, nos sintamos más cómodos quedándonos en la superficie y no tengamos que reflexionar al respecto.

Pero también es cierto que las herramientas que usa el autor no son del agrado de todos los lectores, ya que la prosa corta y plagada de repetitivas variaciones de un mismo tema no es para todos los gustos. Ni la escabrosidad de escaparate. Ni la ironía voluntariamente burda por momentos. Ni la venganza del inadaptado del que tal vez se reía usted a sus espaldas. Ni las afirmaciones demasiado agudas, que no por ciertas son menos desagradables de escuchar. Ni en general, el exceso, que puede cansar a algunos.

Destacado. La retorcida imaginación del autor, marca de la casa. En especial, la estrategia comercial de bienes raíces.

Potenciales evocados. El propio Palahniuk (porque tiene un estilo muy propio y reconocible, que ya es muchísimo mérito); por citar a otro, Ellis, pero menos académico y más luchador de Vale tudo sin reglas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Linkwithin