lunes, 4 de febrero de 2013

INCORDIE A JACK BARRON. Norman Spinrad (1969)


-Cuando el gigante tímido perdió la vergüenza-. 

 photo DSC07255_zps90c31811.jpg
Género. Ciencia ficción.

Lo que nos cuenta. Incordie a Jack Barron es el programa estrella de la televisión. Cada semana, y para una audiencia de cien millones de personas, el presentador Jack Barron recibe videollamadas de espectadores que narran situaciones que les molestan, que les “incordian”, a partir de las que nuestro protagonista va generando un sucedáneo de espectáculo y programa de investigación/denuncia muy polémico e influyente. Y esa influencia es la que un grupo privado de criogenia quisiera usar en su propio beneficio…

Mi opinión. Cuando se escribió tal vez fuese Ciencia ficción, pero hoy en día lo es casi por los pelos, porque a parte de tocar el tema de la hibernación criogénica y unas cositas más que no les puedo decir por aquello de los spoilers, el resto de los planteamientos son bastante reales, en cierto modo, y bastante actuales.

Más allá de lo excesivo del carácter y comportamiento del protagonista (una caricatura de la supuesta vida disipada de las celebridades, en algunos momentos), son sorprendentes los paralelismos que podemos encontrar entre lo propuesto hace más de cuarenta años y la realidad de ciertos medios de comunicación en la actualidad, la volubilidad de algunas éticas profesionales, los juegos de poder e intereses entre la administración pública y la empresa privada, incluso la docilidad de la masa y su identificación, para algunos, como meros votos.

Estilo descarado y fuerte para su época (ahora, no tanto), de ritmo muy rápido en general, con momentos de enlentecimiento poco pertinente, narrada con un estilo muy peculiar (casi televisivo por momentos, todo un acierto), entretenida y previsible hasta cierto punto. Cuidado con las diferentes ediciones, que por momentos parecen libros distintos según el camino elegido para su traducción/localización/actualización.

Destacado. Muy actual, en el fondo.

Potenciales evocados. Mucho del cinismo de Network; sombras de Maher, McLuhan y El follonero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin