jueves, 14 de febrero de 2013

LA GUERRA DE LAS SALAMANDRAS. Karel Capek

-Las parábolas satíricas entretienen y además ejercitan las neuronas. ¡Póngase en forma!- 

Portada del libro La guerra de las salamandras, de Karel Capek
Edición en español (2003)

Género. Ciencia ficción.


Lo que nos cuenta. En el libro La guerra de las salamandras (publicación original: Válka s Mloky1936), el viejo capitán J. Van Toch, durante una expedición marítima al oeste de Sumatra, descubre una especie desconocida de anfibios bastante grandes e inteligentes. Como es natural y comprensible, se comienza su explotación laboral cada vez a mayor escala.


Mi opinión. Disfrazada de sencilla distopía (o ucronía, no lo tengo muy claro), es una demoledora crítica del racismo, la esclavitud, el capitalismo, la religión, el clasismo, las tendencias totalitarias, el colonialismo, la intolerancia, el fascismo, la guerra, los nacionalismos, la política, los derechos del individuo (¿de todas las especies?) y todos los grandes temas que se le ponen al autor por delante.


Escrita con seriedad (eso potencia su humor) y con delicada ironía, tan actual hoy como el día que fue escrita (y sospecho que lo seguirá siendo mucho tiempo, por desgracia), la novela es muy interesante aunque tiene momentos muchísimo más logrados que otros (estos últimos más abundantes en su primera parte).


Destacado. No deja títere con cabeza.


Potenciales evocados. El planeta de los simios con muchísima peor (mejor) intención y mucho más alcance; lo que pasó con los ilotas (o casi) y lo que podría pasar cualquier día con los Oompa loompa.

6 comentarios:

  1. A la colección de futuras lecturas

    ResponderEliminar
  2. Cuéntenos sus impresiones cuando pueda, si es tan amable.

    ResponderEliminar
  3. Excelente libro..amerita más de una leída

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo con usted, estimado Anónimo. Gracias por su aportación.

    ResponderEliminar
  5. Grande! A mi también me hizo pensar en Boulle, o mejor dicho, en el final de la peli de El planeta de los simios. Cómo no ver la estátua de la libertad caída en la playa tras éstas palabras de Capek: “Uno destruye tan inútilmente el mundo…”. Gracias por recordármela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a usted por pasarse por aquí y por hacer su estupendo blog http://elbiblionauta.com/es/

      Eliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin