viernes, 21 de febrero de 2014

ALIF EL INVISIBLE. G. Willow Wilson



-Bordeando muchas cosas pero sin caer en ninguna de ellas.-
 

Portada del libro Alif el Invisible, de G. Willow Wilson
Edición en español (2013)
Género. Narrativa fantástica.


Lo que nos cuenta. En en el libro Alif el Invisible (publicación original: Alif the Unseen, 2012) y en la antigua Persia, un sabio trata de obligar a una criatura sobrenatural a que cuente sus secretos. En la actualidad, un joven hacker de Oriente Medio, que reside en una ciudad no identificada de un estado no identificado, colabora con diferentes personas y entidades que presentan distintas necesidades de seguridad en la red y se hace llamar Alif. Él ignora el interés romántico de su vecina porque está enamorado de una joven de una clase social mucho más alta y que decide romper la relación con él, ya que se va a casar con alguien a su nivel. Para evitar todo contacto con ella, incluso el digital, Alif diseña un programa que la localice y bloquee basándose en su personalidad, pero el propio Alif no sabe muy bien cómo ha podido crear ese programa.


Mi opinión. Novela de buen ritmo (y sostenido en general), que toca por momentos tanto el Urban Fantasy como el Young Adults, pero también el technothriller, pero sin pertenecer a ninguno de los subgéneros de manera estricta, que mezcla muy bien situaciones del mundo árabe actual con la pura fantasía, que maneja conceptos del Islam con complacencia mirando a Occidente pero sin paños calientes (evita lo que quiere) mientras trata de ofrecer una cara poco retratada de una supuesta nueva generación de jóvenes árabes (con diferentes intereses), que sospecho que tiene varias gotitas autobiográficas a través de cierta secundaria, algo repetitiva en ciertas partes, limitada en recursos (o llena de tics, podríamos decir, sobre todo en los personajes secundarios), positivista por mucho que trate de ocultarlo y muy entretenida.


Destacado. Vikram.


Potenciales Evocados. Mezcla de momentos de Wade Owen, Eugene Belfor, Case, Las mil y una noches, Wolverine, Aladdin, la Primavera Árabe y el Gran Hermano (el de Orwell, no el Reality Show).

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Me ha decepcionado. Con ese trasfondo Neal Stephenson habría sacado petróleo donde ésta saca sólo pis caliente. Me parecía interesante como la autora se metía en la piel de creyentes musulmanes... hasta que me enteré de que ella es conversa y la cosa dejo de parecer meritoria para tener un tufillo a homilía.
    Tiene un momento STAR WARS , otro DENTRO DEL LABERINTO, y otro LotR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curioso lo de los momentos que indica, porque es cierto y no había caído en ello. En el resto, aunque algo de razón tiene usted, no estoy totalmente de acuerdo, pero sabe que respeto su opinión.

      Gracias por su aportación, Alyrodri.

      Eliminar
  3. Momento STAR WARS: Estos no son los bebu adan que andais buscando.
    Momento LABERINTO: La entrada al callejon inamovible.
    Momento LotR: Corred idiotas, corred (hubiese molado más con "insensatos" pero hubiese sido demasiado obvio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El primero no lo vi durante la lectura pero está clarísimo ahora. El segundo fíjese que me lo recordó por un momento pero no lo asocié directamente. El tercero sí lo noté claramente. Interesante caza de "homenajes".

      Muchas gracias por su aportación, Alyrodri.

      Eliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin