miércoles, 5 de febrero de 2014

EL RETORNO DE LOS DRAGONES. Margaret Weis y Tracy Hickman (1984)



-En su propuesta, que engloba muchas cosas, un hito.-
 



Lo que nos cuenta. Un grupo de aventureros de diferentes razas y orígenes une sus fuerzas contra el mal… sí, bueno, podría ser más preciso en cuanto a las razones y los motivos, pero en realidad para qué… Primer libro de la saga Dragonlance y primer libro de la trilogía Crónicas de la Dragonlance.


Mi opinión. Trabajo que, más allá de sus limitadas cualidades literarias, fue todo un hito dentro del marketing cruzado entre la literatura (de género) y los juegos (de rol), que además consiguió atraer a una parte nada desdeñable de toda una generación hacia la Fantasía (de consumo), de buen ritmo, positivismo estructural farmacológico, personajes que casi marcaron los arquetipos que dirigirían el carácter de futuros protagonistas de otras obras similares durante bastantes años, narrativamente sencillo además de rápido y fácil de leer pero no así ni conceptualmente hablando ni para todos, que puede servir para introducir a lectores muy jóvenes en este tipo de obras (aunque la evolución del género en la actualidad vaya por derroteros distintos y el entorno vital de los propios lectores haya cambiado, por lo que no hay garantías de éxito) y que no es que haya envejecido mal, en absoluto, sino que son aquellos que lo leyeron en su momento los que han envejecido (y normalmente guardan un recuerdo muy especial de este libro y del resto de su trilogía altamente subjetivo) y la obra permanece inmutable.


Destacado. Esta edición limitada está anotada y comentada tanto por los autores como por otros escritores que han contribuido a la misma saga. Dicha característica no cambia nada de nada, créanme.


Potenciales Evocados. La leyenda que todas las obras-franquicia basadas en juegos quieren ser de mayores por razones económicas; la versión “fácil” de varias propuestas de Tolkien cruzada con un módulo laaaaaaaaaaaaaaargo de rol de Fantasía Heroica de Dungeons and Dragons; ahora pasa lo mismo con Warhammer, con Starcraft, con World of Warcraft, etc, etc, etc… pero en su momento fue algo exitosamente innovador.

2 comentarios:

  1. Estimado Olethros: ¡Que ganas tenía de ver esta reseña en su blog en la que coincido punto por punto! Para mí, un clasicazo del género, con sus defectos y sus virtudes, pero absolutamente evocador e introductorio al mundo de la Dragonlance. Me acuerdo de ser joven y leerlo totalmente absorbido por la trama, y continuar luego con el resto de la trilogía y la siguiente: Leyendas (para mucha gente, entre los que no me incluyo, mejor que las Crónicas. Todo lo que se publicó después a rebufo del éxito de Margaret Weis y Tracy Hickman por otros autores bajó la calidad estrepitosamente. De hecho incluso las posteriores novelas de Weis y Hickman ambientadas en Krynn, fueron inferiores, en mi opinión. En cualquier caso, es una gran verdad eso de que la novela no ha cambiado, ni envejecido, somos nosotros los que lo hacemos. Es usted un poeta, Olethros. Gracias por hacerme evocar los buenos y viejos tiempos y por la propia reseña. Un saludo de Benjamín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Benjamín.

      Este libro, y los otros dos que completan la trilogía, son de esa clase de novelas cuyo contenido literario es ampliamente sobrepasado por lo que significaron para su género o subgénero por diferentes razones y, lo que es todavía mucho más importante, lo que supusieron para los lectores en su época y que les hace mezclar normalmente sus propias experiencias vitales y lo que sentían en aquellos tiempos con lo que son estrictas sensaciones generadas por la lectura. Y las mezclan muchísimo, hasta que casi son indistinguibles.

      Para poner ejemplos más cercanos en el tiempo y que sirvan para los más jóvenes que visitan este blog (que me consta que hay bastantes y desde aquí les mando un saludo especial), algo parecido ha pasado también con la serie de Harry Potter o con la de Crepúsculo, y parece que podrá ocurrir algo similar con trabajos más recientes.

      Muchas gracias por sus piropos, Benjamín, y muchas gracias por su aportación.

      Eliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin