miércoles, 27 de noviembre de 2013

HUMOR GRÁFICO LITERARIO: ¿Portada alternativa de El Gato que Atraviesa las Paredes, de Heinlein?

 photo 21ElGatoQueAtraviesaLasParedes_zpsc220e082.jpg

6 comentarios:

  1. Muy bueno. Heinlein tenía predilección por los gatos, diría yo. He leído varias de sus novelas y en todas salen gatos. No me extraña, son animales bellísimos. Por cierto, recientemente ha salido un libro que comenta la correspondencia entre él y Philip K. Dick, en el que Dick se enorgullecía de tenerlo como amigo y relataba cómo Robert le había prestado dinero en épocas de estrecheces económicas en casa. Y lo mejor era que le había donado el dinero sin ni siquiera pedírselo. Una de dos: o antes los escritores (y sobre todo los de género) se trataban con una fraternidad maravillosa entre colegas impensable hoy en día, o también sucede en la actualidad, pero no nos enteramos y lo haremos en el futuro. Saludos, Olethros. Y saludos a todos los que pululan por este fantástico blog. Benjamín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no soy consciente de que en las novelas de Heinlein apareciesen gatos con frecuencia-, tendré que buscar un ratito para echar un vistazo al respecto.

      Tengo entendido que la comunidad de escritores de Ciencia-Ficción de renombre no es un grupo tan compacto (con excepciones y matizaciones, obviamente) como era en otros tiempos, aunque estoy seguro de que hay muy buenas amistades.

      Gracias por su aportación, Benjamín.

      Eliminar
    2. Por ejemplo en Amos de Títeres, en la edición de Orbis, en la pag 161, tiene un buen ejemplo de ellos. También en Puerta al Verano, aunque ese no lo tengo porque lo saqué e la biblioteca, pero recuerdo que el protagonista tenía un gato. Y también en Forastero en tierra extraña, aunque tendría que mirarlo a conciencia. Otro que hablaba de gatos era Frederik Pohl, con su libro La llegada de los gatos cuánticos. En fin... Saludos gatunos...

      Eliminar
    3. Vamos a donde nos indica ...

      " Y, efectivamente, lo vio; así que llegamos a casa entró también Pirata, porque disponía de una gatera sincronizada que se abría al sonido de su maullido. Entró, me miró con reconvención por haber estado tanto tiempo ausente y luego golpeó su cabeza contra mi tobillo como para pedirme perdón por su atrevimiento.".

      Pues muchas gracias por ampliar su aportación, Benjamín.

      Eliminar
  2. Es usted genial, amigo. ¡Me quito el sombrero!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Anónimo (supongo que es usted Benjamín).

    ResponderEliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin