viernes, 29 de noviembre de 2013

EL UMBRAL DE LA NOCHE. Stephen King



-Dentro de que el relato no es un formato especialmente exitoso para el autor, quizás su recopilación de ellos más lograda incluso desde la irregularidad.- 


Portada del libro El umbral de la noche, de Stephen King
Edición en español (1986)
Género. Relatos.


Lo que nos cuenta. El libro El umbral de la noche (publicación original: Night Shift, 1978) ofrece veinte relatos, la mayoría de horror en sus diferentes acepciones, no siempre a través de la narrativa fantástica y con algunos que apelan más a la sensibilidad, escritos entre 1976 y 1978, que tocan temas tan distintos como un combate entre un asesino profesional y unos juguetes bélicos, la posesión maligna de una máquina industrial de lavado y plegado de ropa, el comienzo de una plaga, un homenaje a Lovecraft y sus conceptos, lo que provoca una cerveza en mal estado, alimañas con dos patas y con más, un contacto con alienígenas diferente al habitual, el conocido monstruo del armario y formas radicales para dejar de fumar, entre otros temas.


Mi opinión. Recopilación de relatos del famoso autor que nunca ha salido muy triunfante de sus incursiones en el formato breve, que en esta ocasión, y desde la valoración global, consigue salir bastante bien librado, irregulares en alcance pero en general aceptables con picos de alto interés, ya sea por la trama en sí misma o por la situación planteada o por el giro final, pero el caso es que se quedan en la memoria varios de ellos, de los que han salido bastantes películas y capítulos de series (y no de entre los más conseguidos) y que ofrecen en conjunto una lectura bastante entretenida.


Destacado. Para mí, Campo de batalla y Basta, S.A. Me gustaron tanto hace veintiocho años como ahora.


Potenciales Evocados. Variadísimos, tanto como las temáticas, así que me disculparán ustedes, estimados lectores, que esta vez no me extienda aquí porque no tendría sentido en estas reseñas que intento que sean lo más breves que pueda.

6 comentarios:

  1. Yo aún no me he lanzado con los relatos de King, pero sin duda lo haré. Espero que a mí me gusten algo más. Que no te veo muy convencido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LOL!!!

      En realidad sostengo que Stephen King y los relatos no son compañeros naturales, y que el hijo querido de Maine necesita más longuitud para sus despliegues.

      Igualmente le puedo decir que esta recopilación tiene, como mínimo, dos relatos que no se olvidan, y puede que alguno más.

      Gracias por su aportación, Bea.

      Eliminar
    2. Al menos es algo!
      De todas formas libros de King hay para eligir bastantes. No todo puede ser impecable, y en cuanto a relatos -como dije anteriormente- aún tengo que probar.

      Eliminar
    3. Efectivamente, King ha sido muy prolífico y hay muchísimos trabajos suyos a disposición de los lectores. Cuéntenos cuando se ponga con sus relatos.

      Gracias por su aportación, Bea.

      Eliminar
  2. Si me permitís terciar en el asunto os diré que llevo leyendo a S. King desde los trece años y tengo cuarenta y uno. AMO el universo que ha escrito este señor, si bien es cierto que me gusta más su época de los años setenta y ochenta. Salem´s Lot (mi primera lectura del Rey), Pet Sematary, It, Apocalipsis o El Resplandor son simplemente geniales. Tiene razón Olethros cuando dice que King se desenvuelve mejor en narraciones largas, aunque yo matizaría que tiene algunos relatos que yo calificaría como "medios tiempos" (a falta de mejor adjetivo) que están a medio camino entre la novela y el relato, en los que el escritor de Maine demuestra una maestría inigualable como es el caso de "Rita Hayworth y la rendición de Shawshank" que inspiró la famosísima película "Cadena Perpetua" o "El cuerpo", que se adaptó al cine como "Cuenta conmigo". Otra maravilla es "Ventana secreta, secreto jardín", igualmente adaptada. Mención aparte merece su saga "La torre oscura" que me parece IMPRESCINDIBLE para cualquiera que ame la Ciencia Ficción y la Fantasía Épica. Es una especie de cruce imposible entre "El mago de Oz, los spaguetti westerns de Sergio Leone y los mitos artúricos. En fin, Stephen King fue uno de los culpables que me inoculó la droga de la literatura siendo adolescente y el que me acabó llevando a otros senderos menos transitados pero igualmente interesantes.Saludos a todos. Benjamin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es usted más que bienvenido a opinar en el asunto, que siempre aporta a los temas.

      Coincido con usted en que la mejor etapa de Stephen King, en general, terminó a finales de los ochenta y los primeros síntomas fueron problemas con los cierres de sus libros. Después escribió buenas cosas de forma aislada pero no como tónica general.

      Y claro que tiene buenos relatos y novelas cortas, sin duda, pero no es su terreno de juego natural.

      Muchos de los títulos que cita serán reseñados aquí en algún momento, y podremos contrastar opinones.

      Gracias por su aportación, Benjamín.

      Eliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin