domingo, 2 de marzo de 2014

CIUDADANO DE LA GALAXIA Robert A. Heinlein (1957)




-El encanto del neoliberalismo, entre el adoctrinamiento y la sugerencia.-
 

 photo 254CiudadanoDeLaGalaxia_zpsccac20f6.jpgGénero. Ciencia ficción.


Lo que nos cuenta. Thorby es un muchacho vendido como esclavo en el mercado de la Plaza de la Libertad frente al Capitolio de los Nueve Mundos. Su comprador, el mendigo lisiado Baslim que en realidad es un espía, decide cuidar y formar a Thorby para que crezca camino de ser algo más que un esclavo, lo que le llevará a vivir toda una epopeya. 


Mi opinión. Interesante novela de género, que prefiere trabajar sobre unas posibles sociedades futuristas por encima de la propia tecnología, que aunque muestra muchas de las obsesiones sociopolíticas del autor lo hace con cierta contención y hasta algo que se podría llamar “buena intención” (al menos para él) ya que no defiende en esta ocasión la libertad de unos frente a la de otros sino la “libertad” (en varios sentidos) en general, de buen ritmo, un protagonista ad hoc pero muy apropiado para guiar al lector a través de la trama en la que los secundarios tienen más peso narrativo y más volumen, muy agradable de leer y francamente entretenida.


Destacado. Como ocurrió con Tropas del espacio, era parte de un contrato para escribir unas cuantas novelas juveniles e, igualmente, tiene unos contenidos que superan al público objetivo teórico.


Potenciales Evocados. Aunque juvenil en cuanto a protagonista, que no a contenidos, más cerca de los temas tratados en Las 100 vidas de Lazarus Long que de Hija de Marte; momentos que mezclan a Dickens y a Kipling, pero en un futuro tan poco amable como parte de nuestro pasado.        

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin