sábado, 8 de marzo de 2014

MONGOLIAD. Neal Stephenson, Greg Bear, Mark Teppo, Cooper Moo, E. D. deBirmingham, Erik Bear, Joseph Brassey (2012)



-Más que una novela, todo un proyecto multimedia.-
 

 photo 263Mongoliad_zps9f6d6c0f.jpgGénero. Novela (ficción histórica, para ser más exactos).


Lo que nos cuenta. A mediados del siglo XIII, el Imperio Mongol está en el este de Europa y ningún ejército (ni la muerte de su líder) ha conseguido detener su expansión. Cnán es una mujer que viene de tierras lejanas con la misión de encontrar a los miembros de la Ordo Militum Vindicis Intactae con un objetivo muy ambicioso y peligroso. En la capital mongola, el Khan Ogodei no disfruta de su poder y parece tratar de ahogar sus penas en destilados de toda clase, y se pide a Gansuj, un guerrero llegado del frente, que trate de cuidar del Khan hasta donde pueda, mientras conoce en la corte a una mujer que puede enseñarle muchas cosas que desconoce. Primer libro del Ciclo Mongoliad, construido por varias novelas, relatos y novelas cortas tanto en forma de libro como en otros formatos multimedia.


Mi opinión. Inicio de una ambiciosa ficción histórica ucrónica y coral sobre un Imperio Mongol que no detiene su expansión hacia Europa tras la muerte del Khan sino que sigue interesado en ese teatro de operaciones y de cómo los occidentales tratan de oponerse a los jinetes asiáticos, escrita (o concebida) a varias manos (o cabezas) sin que se note el cambio en el pulso de la pluma, con mucha acción, combates y peleas de diferente naturaleza (hay hasta un duelo bastante original entre un “cruzado” y un “samurái”), personajes sencillos pero con mucha pirotecnia alrededor, ritmo en filo de sierra, con sobrepeso, de trasfondo original en potencia aunque más convencional en acto ya que tiende a lo aventurero con cierto descaro, por más que lo maquille, y entretenida a su manera.


Destacado. La idea da para muchos desarrollos, en teoría, y además aparecen los Hermanos Livonios de la Espada, muy poco usados en novela por lo que yo sé a pesar del trasfondo tan curioso que ofrecen.


Potenciales Evocados. Por un lado, la Karakórum de Iggulden pero que a veces parece que tiene una casa con dagas voladoras; por otro lado, momentos de Los Doce del Patíbulo sin penas que expiar (casi) pero mucho acero que clavar entre las costillas del enemigo; y por último, un cruce de las chiquilladas que ocurrían en el Coliseo de la Antigua Roma en pleno apogeo con Deadliest warrior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin