sábado, 9 de agosto de 2014

DEJEN MORIR ANTES DE ENTRAR. Varios autores (2014)



-Antología de relatos de terror basada en los trabajos presentados para un concurso.-

 photo 394DejenMorirAntesDeEntrar_zpsaa8a766b.jpg 
Género. Relatos.


Lo que nos cuenta. Treinta y tres relatos de horror y terror en formas muy diferentes (27 de ellos seleccionados para la tercera edición del concurso de relatos de la Web del Terror, con lugares cerrados como hilo conductor e inspiración del certamen, que en las bases no permitió lo Z, curiosa y acertadamente en mi opinión, más otros seis como ganadores de las dos ediciones anteriores), de variadísimas temáticas, potencias, subgéneros, ejecuciones, tramas y resultados.


Mi opinión/Destacado/Potenciales Evocados.



    - El aullido del viento (Jordi Noguera de Gea): Uno de los ganadores (el ganador absoluto en concreto) de esta última edición del certamen y ciertamente uno de los relatos más logrados de la recopilación por más que no termine de ser redondo, una revisión fantástica de algún concepto de No tengo boca y debo gritar de Harlan Ellison en versión doméstica y familiar en el que dudamos qué es cierto y qué no lo es.

    - Dejen morir antes de entrar (Tomás Rubio Pérez): Acción casi pulp y ecos lovecraftianos (en concreto próximos a los desarrollos más cuarteleros de La sombra sobre Insmouth pero en ambientes de El descenso y  en entornos soviéticos al final de la Guerra Fría.

    - Se arrastran en la oscuridad (Juan José Díaz Téllez): Otro de los ganadores (el tercer clasificado en concreto) que ofrece un relato en cinco partes, de planteamiento y concepto interesantes y ejecución irregular pero atractiva que partiendo de una situación noir nos lleva hacia algo claramente sobrenatural.

    - Difícil elección (Carlos J. Lluch): Horror psicológico por más que haya una presencia real que lo provoque, que trabaja bien lo que se le pasa por la cabeza al protagonista, como el Robert Neville de Soy leyenda pero en Vanishing on 7th street.

    - Escoria (Rubén Ibáñez González): El último de los ganadores de la convocatoria (el segundo clasificado, concretamente), un Oz de HBO pero medieval con brujería, muy logrado en las atmósferas que presenta y en las sensaciones que genera en el lector, técnicamente muy competente y falto de algo de chispa para pasar de lo destacado a lo sobresaliente.

    - Partes de mí (Oscar Navas Carballo): Venganza familiar en entornos Hotel Hanoi y en ambientes Sorgo rojo pero algo más actuales, efectista, honrosa, sin buenos y malos (o más bien con distintas gamas de culpabilidad).

    - Lunática (Miguel Ángel Chamizo Jodar): Desarrollos parecidos a lo Z pero por razones diferentes y con resultados distintos, con algo del Hard time de Hellblazer en localizaciones de Gothica pero con mucha acción, alucinaciones y hemoglobina.

    - La niñera (Javier Rodríguez Blanco): Thriller de horror con espacio para lo emotivamente sobrenatural, sencillo, sin alardes y que camina senderos muy conocidos.

    - Cámara frigorífica (Julián Sánchez Caramazana): Negocio de e-commerce que ha encontrado un nicho muy especial, gore físico, sexual y psicológico, formas simples y muchas referencias que dicen más del autor que del propio relato y sus circunstancias (¿o tal vez no…?)

    - Mad Men (Francis Novoa): El único relato en presente de indicativo y en primera persona de toda la recopilación, con humor negro y situaciones actuales retorcidas con terror e ironía.

    - Castigo (Marta Junquera): Rápido, directo, simple pero funcional, un poco liviano, que puede recordar a La trituradora de King pero en versión frustración familiar sobrenatural.

    - Soy lo que soy (José Antonio Reyero Chamizo): El único relato que transcurre, aunque sea brevemente, en tres tiempos y lugares muy distintos, algo forzado en cuanto a desarrollos de su trama, un Kid en tres personajes pero en ambientes de El vertedero de basuras de Lansdale e intencionalidadades de El expreso de Belsen de Leiber.

    - Cesspool people (Javier Fernández Bilbao): El único relato de la recopilación que es narrado en dos planos diferentes, casi tres, muy efectista y que podría recordar a una versión gore (más) de conceptos de El mejor cuento de terror de Joe Hill.

    - Padre nuestro (Manuel Sánchez Ramos): Directo, con acción, que podría recordar a una versión sectaria, demoniaca y desde el lumpen español de la segunda parte del metraje de Abierto hasta el amanecer.

    - Fuera de servicio (Yolanda Camacho Sánchez): Horror psicológico a través de la amenaza de lo irreal o lo intuido que no se quiere racionalizar.

    - La casa de los espíritus (Tony Jiménez Martín): Vuelta de tuerca interesante en lo enrevesadamente maligno de la idea de fondo del relato, original a mi modo de ver, que se lastra por su propia ejecución pero que es agradable de leer.

    - La salida (Tamara López Ruiz): Grupo de jóvenes, cabaña en la nieve, asesino, etc… que rápidamente nos recuerdan a muchos otros trabajos al respecto por más que el giro final trate de hacer que este relato corto y rápido de leer se diferencie.

    - Retorno a Crossfaith Manor (Cristina González Béjar): Homenaje directo e indirecto a Lovecraft, por más que transcurra al otro lado del océano, rápido de leer y sin sorpresas si se conoce un poco el trabajo del de Providence.

    - Palomitas de maíz (Guadalupe Eichelbaum): Trabajo distinto al resto de la recopilación por navegar al borde de lo surrealista, sin entrar en el concepto, con resultados extraños.

    - No antes (Javier Trescuadras): Competentemente escrito (mucho) pero frío (mucho también), nos habla de una maldición (o bendición a la que acompañan consecuencias, según se vea) gitana en la que se pueden ver momentos que pueden recordar a Basket Case pero sin humor.

    - Audiencia (Rakel Ugarriza Lacalle): Reality Show directo al hígado, sencillo pero resultón y con una idea de fondo y alguna frase, no todo el relato, que podrían recordarnos algún momento de la producción de Eximeno.

    - La jauría acosada (Beatriz Troitiño Sánchez): Ambientación oriental innecesaria (o necesaria sólo muy tangencialmente) para ofrecer una vuelta de tuerca sobrenatural a las consecuencias del matonismo o bullying.

    - El autoestopista (Antoni Serra Vidal): Corto, que juega con lo que supone el lector, con recursos no originales pero poco usados últimamente y del que no hay que dar muchos datos para no estropear su lectura.

    - El refugio (José Manuel Lara Briones): Casa aislada, jóvenes perdidos y morador inquietante… caminos trillados para una historia sobre el mal y el pasado que siempre vuelve.

    - Panamera (Marc Sabaté Clos): Breve, de alto ritmo, previsible a partir de cierto punto (pronto, por lo breve) y que coincide con parte de una pequeña línea de la trama de NOS4A2.

    - El ángulo muerto (Manuel Caballero Mateos): Lo sobrenatural, el horror real y el psicológico se dan la mano en un relato bastante bien escrito pero algo frío y al que parece faltarle algún ingrediente.

    - El miasma (Sandra Monteverde Ghuisolfi): Otro homenaje a Lovecraft, lo cual parece más la motivación del relato que su motor narrativo.

    - En busca de Dios (Ana Vivancos): Horror cosmogónico y espacial, bastante bien escrito pero con tendencia a regodearse en sí mismo, relato ganador de la primera edición del concurso y de interesante empaque incluso fuera de esta recopilación.

    - Larvas negras (Rubén Ibáñez González): Fin del mundo de origen interesante y por razones interesantes, siempre hablando del subgénero, bastante conseguido en la sensación de agobio de los personajes y segundo clasificado en la segunda edición del concurso.

    - Nada más por ver (Luis Guallar): Otro fin del mundo que parece una maligna versión de La niebla pero desde perspectivas gerontológicas, logrado desde la visión de varios de sus protagonistas y la exposición de su naturaleza y estado de ánimo, tercer clasificado en la segunda edición del concurso y un relato tanto bastante especial como bastante distintivo.

    - La puerta 21 (Yolanda Camacho Sánchez): Cotidianidad sobrenatural que se ve venir desde lejos y escrito con honrosa sencillez técnica, este relato ganó la primera edición del concurso.

    - La recepcionista (José Luis Ordóñez)Relato salpicado de referencias del género, rápido de leer, bastante bien escrito por más que use unos tiempos arriesgados, que va pasando del horror más psicológico al más real y segundo clasificado en la primera edición del concurso.

    - El horror oculto (Manuel Caballero Mateos): Otro homenaje a Lovecraft, muy ceñido a sus estilos, temáticas y recursos, con todo lo que ello implica (seguro que me entienden) y que alcanzó el tercer lugar en la primera edición del concurso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin