martes, 26 de agosto de 2014

EL CABALLERO DE LAS ESPADAS. Michael Moorcock



-Las primeras aventuras de una de las encarnaciones del Campeón Eterno.-


Portada del libro Trilogía de las espadas, de Michael Moorcock
Edición ómnibus en español (2010)
Género. Narrativa Fantástica.


Lo que nos cuenta. En el libro El caballero de las espadas (publicación original: The Knight of the Swords, 1971), Corum Jhaelen Irsei es el hijo del príncipe Khlonskey, un noble vadhagh con más de mil años de vida pero que sabe que se acerca su final. El príncipe y su familia llevan siglos sin salir del castillo Erorn, por lo que pide a su hijo Corum que cumpla su último deseo: saber qué ha pasado con su raza y con otros familiares que viven en castillos alejados de Erorn. Corum cumplirá el deseo de su padre y descubrirá que tanto los vadhagh como sus rivales nhadragh son razas al borde de la extinción por la labor de los mabden, los humanos, violentos, fieros e inmisericordes, algo que sufrirá en carnes propias. Primer libro de la Trilogía de las espadas.


Mi opinión. Volumen introductorio a la figura del protagonista y al rico trasfondo plagado de exotismo en el género que ofrece la trama que lo acompaña, que visto con los ojos actuales podría clasificarse como algo próximo a la fantasía épica con mucha influencia de esa fantasía de tintes dimensionales que tanto se destiló en su época y que no parece ser del gusto de los autores actuales, que debido al concepto del Campeón Eterno que trabaja no puede evitar sensaciones de familiaridad por mucho que cambie el ropaje de los escenarios y las situaciones, con un protagonista de carácter más “normal” dentro de los varios que comparten dicho concepto y una cosmogonía algo extraña para los más familiarizados con el mismo, de muy buen ritmo, corto y bastante entretenido, aunque se nota que ha llovido mucho, en el aspecto literario, desde su publicación.


Destacado. Los títulos de los libros que componen el volumen, evocando otros tiempos.


Potenciales Evocados. Elric, Hawkmoon, Erekose… en resumen, la visión de la fantasía que solía trabajar Moorcock; toquecitos conceptuales de las Crónicas de Ámbar de Zelazny, pero todavía muy sutiles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Linkwithin