miércoles, 27 de agosto de 2014

CONDE CERO. William Gibson (1986)



-Otro libro del padre putativo del Cyberpunk pero cuidando más las formas desde lo narrativamente convencional.-

 photo 414CondeCero_zpsd4b6c205.jpg

Género. Ciencia ficción.


Lo que nos cuenta. Turner es un mercenario especializado en operaciones de extracción que tras ser dañado en un atentado provoca dudas sobre su capacidad actual en sus nuevos potenciales empleadores. Marly es una galerista caída en desgracia por un escándalo de falsificación del que en realidad no era directamente responsable y que ahora parece ser del interés de un famosísimo y multimillonario coleccionista de arte para que forme parte de su personal. Bobby Newmark, más conocido como Conde Cero en su mundillo, es un hacker novato y ambicioso que al trabajar un software que nunca había visto para invadir una base de datos sufre un ataque de las correspondientes contramedidas electrónicas que teóricamente debería terminar con él, aunque algo que parece fruto de su imaginación o incluso de una alucinación lo impide. Segundo libro de la trilogía del Sprawl (o del Ensanche) pero no una continuación propiamente dicha de Neuromante, el primer libro de la serie.


Mi opinión. Más tramas urdidas dentro del concepto del Sprawl (o Ensanche para otros) en el que mediante los eventos que tres personajes muy diferentes van viviendo se trenza una historia que terminará uniendo sus caminos, con un fondo noir sucio (aunque más thriller en esta ocasión) en un futuro amenazadoramente inmisericorde desde el capitalismo salvaje en lo alto y la falta de escrúpulos de la mayoría de las personas en lo más bajo, plagado de virtualidad informática, implantes neuronales, alteraciones citogenéticas, inteligencias artificiales, poderosas corporaciones con peligrosas y férreas políticas de recursos humanos e individualista supervivencia, que cómo prolongación de las propuestas de Neuromante (aunque algo más de un lustro después de su trama según se infiere de varios comentarios deslizados en la trama de Conde Cero) resulta más estructurado, mejor explicado y menos rugosamente de vanguardia que la citada novela pero aún así mantiene ese sabor tan agrio y frío del género del que ha sido y es abanderada,


Destacado. Los temas de fondo y los detalles que construyen el trasfondo, ahora de lo más común en el género pero hace casi 40 años algo brutalmente nuevo e innovador.


Potenciales Evocados. Más thriller que Neuromante y con más concesiones al lector generalista (algo bueno y malo, seguro que me entienden), con algo más de glamur en la trama y menos callejero aunque igualmente urbano, con momentos Rim pero caribeños en lugar de orientales y espejo en el que se miraron mucho tiempo otros autores para ofrecer futuros oscuros llenos de tecnología y con eventos de singularidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin