viernes, 27 de junio de 2014

NOS4A2. Joe Hill (2013)



-Amargando lo dulce, endulzando lo amargo y terrible.-

Lo que nos cuenta. En las navidades de 2008, un prisionero, Charles Manx, condenado por la desaparición de decenas de niños en los años noventa a bordo de un Rolls-Royce Espectro con matrícula (o placa, según donde viva usted, querido lector) NOS4A2 y que está ingresado en el área de enfermos de larga estancia de una prisión de máxima seguridad desde hace siete años supuestamente en coma, da señales de vida. A finales de los años setenta la niña Victoria McQueen descubre que tiene un don sobrenatural para encontrar cosas desplazándose a través del espacio, pero crecerá tratando de olvidar su capacidad especial.  En 1990, Bing Partridge es un guarda de seguridad en NormChemPharm de pasado inquietante y personalidad malsana que contesta a un extraño anuncio de una revista que ofrece un trabajo en el departamento de seguridad de un lugar llamado Chirstmasland y sólo apto para “personas ambiciosas a las que les gusten mucho los niños y sin miedo a la aventura”.

Mi opinión. Entretenida historia de horror fantástico que mezcla la lucha del bien contra el mal con la redención en diferentes modalidades, que ofrece ilustraciones que aportan mucho al libro y sus atmósferas, con sobrepeso por alargar situaciones más allá de lo necesario y por ofrecer giros (y su correspondiente desarrollo) que no terminan de arropar completamente a la trama central, con escenas realmente desagradables aunque no abusa de lo gráfico y efectista prefiriendo dejar al lector que haga el trabajo por sí mismo (y seguro que vamos más allá de las esperanzas del autor), con personajes bastante creíbles en general y que tratan muchas veces de afrontar su realidad dándole una forma con la que puedan manejarla más cómodamente, además de tener unas motivaciones clarísimas (aunque estén equivocadas o sean netamente malignas), agradablemente escrito con estilo atractivo para el lector y acorde con la historia que nos cuenta, con momentos de humor extraño pero que funciona bien y además muchas veces la trama termina congelándonos la sonrisa en los labios, de buen ritmo, llena de eventos en sucesión casi ininterrumpida, en suave pendiente negativa general a lo largo de su páginas y el más completo (y compacto) de los libros de Hill que he leído hasta ahora.

Destacado. A mí esposa le gusta poner jengibre en las mezclas de frutos secos para los aperitivos. El olor del jengibre no va a ser nunca más igual para mí, de verdad.

Potenciales Evocados. Por momentos, y aunque suene a tópico siendo quien es el escritor pero resultando absolutamente inevitable a tenor del propio texto, mezcla de diferentes conceptos, personajes e ideas de It, El talismán, Los chicos del maíz y Christine (incluyendo algún cariñoso homenaje en la trama, incluso), pero también de Sandman (Wesley Dodds, no el Eterno) en versión psicópata desagradable, de las ciénagas cercanas a Dagorlad pero nevadas y de Mary Terror en versión horror sobrenatural, entre otros muchos, pero a pesar de todo con un tono propio y bastante imaginación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin