jueves, 11 de abril de 2013

YO, CLAUDIO. Robert Graves (1934)

 photo DSC07675_zps30750dcf.jpg-Palabras mayores.-


Lo que nos cuenta. Fuertemente basada en los textos clásicos pero con su propia interpretación de muchos hechos, ficticia autobiografía del emperador romano Claudio, que echa la vista atrás y nos muestra su visión de lo que le rodeaba desde su tierna infancia hasta la violenta muerte de Calígula, y que continuará en un segundo volumen llamado Claudio el Dios y su esposa Mesalina.

Mi opinión. Obra de referencia dentro de su género, que maneja muy bien los eventos históricos reales conocidos para mezclaros con otros muy probables y alguno tal vez ficticio, pero que no chirría y encaja muy bien en la propuesta, para introducirnos en una época importante para Roma y mostrarnos su sociedad, cultura, costumbres, creencias y las personalidades de los emperadores que estuvieron al frente de la misma durante esos tiempos, además de las de otros personajes históricos muy importantes, que resulta muy evocadora y agradable para los más conocedores en la materia e ilustrativa para los menos versados en el asunto.

Personajes muy bien construidos, que se mueven con naturalidad en una trama que no por conocida es menos interesante, ya que es su estilo de narración lo que sobresale en una obra presentada con cuidada distinción pero no por ello menos cercana, concisa pero ni breve ni desapasionada, taimada pero ni revanchista ni despectiva, de ritmo suave pero ni lenta ni tediosa.

Destacado. Tratado del manejo de las debilidades como oportunidades de supervivencia en entornos hostiles.

Potenciales evocados. Prácticamente la totalidad de los escritores del género deben algo en sus obras a esta propuesta, ya sea en la orientación de sus tramas, a su desarrollo, a las herramientas usadas, al retrato de los personajes, o a lo que sea. Un referente absoluto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin