sábado, 23 de marzo de 2013

EL VAMPIRO DE LA CALLE MÉJICO. Vicente Molina Foix


-Ni colmillos ni murciélagos. Sí sentimientos y soledad.-
 
Portada del libro El vampiro de la calle Méjico, de Vicente Molina FoixGénero. Novela.

Lo que nos cuenta. En el libro El vampiro de la calle Méjico (publicación original: 2002), Juan deambula por su vida y por su barrio, casi invisible a ojos de los demás pero pendiente de lo que sucede a su alrededor, mientras recuerda su pasado y a los hombres y mujeres que formaron parte de él.

Mi opinión. Novela escrita en primera persona y fuertemente anclada en los flashbacks del protagonista, muy bien retratado, tanto como para entender sus decisiones incluso en situaciones poco familiares para muchos lectores pero con puntos en común con otros aspectos de la madurez en general, con un tratamiento del sexo (homosexual en su mayor parte) no más explícito que en muchas otras obras y sí con más tendencia a ser más pertinente que la mayoría porque también nos habla del propio protagonista, que navega entre el humor triste y la esperanza disfrazada de desinterés por un mar cotidiano de olas urbanas.

Destacado. Que con este libro en un maletín que llevaba en la mano, coincidí con el autor en el ascensor de un edificio muy alto y conocido de Madrid, por cierto bastante próximo a la calle Méjico, y no le quise importunar pidiéndole una dedicatoria.

Potenciales evocados. El icónico personaje de Tirso de Molina, pero de halo triste y gris, con intereses algo diferentes y menos crápula por mucho que ejerza; pasado el tiempo, no dejo de pensar en el personaje principal de De dioses y monstruos, pero más joven, abierto a opciones y con diferente realidad laboral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin