viernes, 8 de marzo de 2013

CREPÚSCULO. Stephenie Meyer (2005)


 photo DSC07491_zps860f4adb.jpg-Literatura hormonalmente dirigida.- 


Lo que nos cuenta. Isabella Swan (más conocida como Bella), una jovencita acostumbrada a vivir en entornos urbanos y soleados, debe mudarse a un pueblo llamado Forks, mucho más rural y nublado. Durante su primer día en el nuevo colegio, Bella se fija en un grupo de chicos. Uno de ellos también se fija en ella. No les cuento más por si han estado los últimos siete años incomunicados en una isla desierta, estimados lectores. Primer libro de la saga Crepúsculo.

Mi opinión. Entiendo que hay dos perspectivas mayoritarias para leer este libro. Una, desde la adolescencia más ensoñadoramente romántica y lejana al sentido común (y no sólo adolescencia, para qué engañarnos), pues resulta que ya me queda demasiado lejos como para poder situarme en ella. La otra, la de un lector más exigente con lo que lee, con independencia del estilo de la propuesta, me queda más cerca. Que me disculpen entonces los más próximos a la primera perspectiva.

Entretenida y liviana historia, hasta retorcidamente graciosa en algunos momentos por cómo está descrita, con una protagonista que resuelve dilemas supuestamente profundos en dos parpadeos, plagada de clichés y de situaciones totalmente previsibles y además poco creíbles hasta para las propuestas fantásticas de este tipo, especialmente las más importantes para el sostenimiento estructural de la trama.

Destacado. Un filón para el psicoanálisis literario, y hasta para la psiquiatría en determinados pasajes si se lee con seriedad.

Potenciales evocados. El espíritu de Amo a Laura acecha en las páginas de este libro; una revisión inconscientemente freudiana de un supuesto amor entre una Puck más moderna y el Alucard de Hirano sin la parte paramilitar.

2 comentarios:

  1. Sin olvidarnos de los vampiros gusiluz. Leí la saga para que no se diga que critico sin conocimiento de causa :)

    ResponderEliminar
  2. Esa es una buena actitud frente a los libros. Gracias por su aportación, Kaos.

    ResponderEliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin