domingo, 2 de noviembre de 2014

AL DESNUDO. Chuck Palahniuk (2010)



-Dando nuevas presentaciones a platos más que conocidos y probados.-


 photo 479AlDesnudo_zpsd943c66a.jpgGénero. Novela.


Lo que nos cuenta. Katherine Kenton es una estrella cinematográfica de talla mundial que puede ver su cénit por el espejo retrovisor y cuya vida, igual que la de la mayor parte del Hollywood de los Años Dorados pero también la de políticos y otras figuras importantes de la época, vemos a través de los ojos de Hazie Coogan, empleada de Katherine durante la mayor parte de su vida y que hace las veces de madre, doncella, directora de carrera en la sombra, criada y cientos de cosas más. Cuando el joven y bello arribista Webster Carlton Westward III entra en la vida de la actriz, Hazie sabe que se avecinan problemas.


Mi opinión. Trabajo de formas interesantes y poco trilladas en literatura al jugar a presentar una especie de guión cinematográfico adaptado de forma atractiva al formato de novela, de altísimo ritmo pero que derrapa con frecuencia en lo enlodado, que en segundo nivel ofrece toda clase de descarnadas y despiadadas muestras de lo que la Edad de Oro de Hollywood era y no se mostraba a los meros mortales que vibraban con las películas, que al frente nos ofrece unos personajes principales rápidamente reconocibles y con motivaciones muy claras aunque nos puedan resultar lejanas (eso espero, por el bien de su salud mental y física, queridos lectores), con una Katherine que nos recuerda a una famosísima actriz ya fallecida en cuanto a su caracterización pero a muchísimas otras en su comportamiento, con bastante humor vitriólico, que a diferencia de otras obras del autor se ve venir claramente en cuanto al rumbo principal (diría yo) de la trama, bastante breve, entretenida con un punto de hartazgo marcado por el déjà vu permanente y que parece una presentación diferente (bastante, eso sí) de un plato que el cocinero Palahniuk ha preparado muchas veces para nuestra mesa lectora.


Destacado. Partes de la biografía que escribe Webster sobre Katherine y el retrato ofrecido de Lillian Hellman.


Potenciales Evocados. Un cruce estrafalario (pero tremendamente mordaz en el fondo si se fijan bien) de La caída de los dioses, Glamourama, visiones de un Oscar Wilde sin pelos (todavía menos) en la lengua de muchas cosas, Eva al desnudo, un sosías de Harry Flashman en Hollywood e incluso de ¿Qué fue de Baby Jane?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin