lunes, 10 de noviembre de 2014

EL NOMBRE DEL MUNDO ES BOSQUE. Ursula K. Le Guin (1976)



-Intensos ecos de realidades de nuestra historia.-


 photo 486ElNombreDelMundoEsBosque_zps8ea892f4.jpgGénero. Ciencia ficción.


Lo que nos cuenta. Nueva Tahití es un planeta lejano a la Tierra pero cuyas especies naturales parecen haber tenido un origen y desarrollo similares, con excepción del homínido dominante, que en lugar de ser como el terrestre medio es una criatura humanoide de un metro de altura aproximadamente, vello verdoso y aparente tendencia al gregarismo y la obediencia. La mayoría de los colonos terrestres que explotan los recursos de Nueva Tahití tienen una actitud despectiva, abusiva e incluso delictiva sobre esos nativos inteligentes, a quienes denominan crichis y de los que en realidad no conocen demasiado, con alguna excepción, ni siquiera que se llaman a sí mismos athsianos y que tienen unos ciclos circadianos muy especiales, por ejemplo. Novela resultado de la ampliación de una novela corta de la autora publicada cuatro años antes y que forma parte de una línea narrativa de Le Guin conocida como El Ciclo del Ekumen (o Ecumen, según traducciones a lo largo del tiempo).


Mi opinión. Novela que hace género partiendo de ecos del colonialismo y las guerras que generó tanto durante el mismo como después, pero lo hace de forma quizás demasiado obvia en una trama plagada de intencionalidad sociopolítica que bordea la denuncia, manejada con cierta buena voluntad por parte de la autora (¿o será ingenuidad?), de mensaje potente que no por conocido es menos importante, de actualidad directa relativa pero de alto valor intrínseco y universal de dicho mensaje, de extensión bastante breve (duración acertada en todos los sentidos desde mi punto de vista), coral, más que correcta y agradable en las formas pero sin ninguna clase de alarde.

Destacado. Davidson, porque es muy difícil conseguir que un personaje refleje tan bien cierta actitud de algunas personas hacia su entorno, cualquiera que sea.
 
Potenciales Evocados. Siendo amplios y sin restricciones en la valoración, una mezcla de Espartaco y El último castillo, pero en entornos de Luna Santuario todavía más frondosos y con cruces de Hoggle y un ewok con mucha clorofila, mucha vida interior, mucha espiritualidad y mucha mala leche contenida que viven lo que se buscaba evitar en Un caso de conciencia.

2 comentarios:

  1. De esta autora acabo de leer hace unos días el primero de la saga Terramar, me ha parecido un poco pesado, no es una lectura que se lea ligera, este lo tengo encargado en la librería, porque quiero conocer la faceta de ciencia ficción de la autora. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Isabel.

      Le Guin no es famosa por lo ágil y rápido de su narrativa precisamente, pero sí lo es por otros valores que espero que haya encontrado en Terramar y que veremos si encuentra en este libro. Comparta su opinión cuando lo lea, si es tan amable.

      Gracias por su aportación.

      Eliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin