miércoles, 26 de noviembre de 2014

ESPARTACO. Arthur Koestler (1939)



-Con los romanos como excusa, repaso a ciertas tendencias de los “ismos” en nuestra historia.-

 photo 01Espartaco_zps4d4c8783.jpg

Género. Novela histórica (pero bastante especial, sigan leyendo).


Lo que nos cuenta. El galo Crixus y el tracio Espartaco lideran al grupo de gladiadores que se han levantado en armas contra el dominio de Roma, uniendo a su causa a otros esclavos según avanzan por la Campania, aunque no todos los siervos se unen a ellos. El senado de Roma resuelve enviar tropas para sofocar la rebelión que, en ese momento, no es demasiado grande. Libro también conocido como Los gladiadores.


Mi opinión. Trabajo que usa la novela histórica como excusa para plantear varias reflexiones al lector respecto a los grandes movimientos contra el orden establecido, siendo la Revolución de Octubre el referente más claro y cercano, que rompe constantemente la mayor parte de los cánones del género al introducir conceptos actuales y mucha ficción pero con el objetivo de reforzar la intención del autor, que crea paralelismos donde no los hay (o al menos no son tan claros) pero ignora otros tremendamente evidentes de nuevo para reforzar la intención del escritor, muy crítica con muchas cosas pero hagiográficamente comprensiva con el protagonista al sitúa en la posición de “qué otra cosa podía hacer el pobre”, de enorme carga política pero del tipo cómodo para las fuerzas preponderantes en occidente desde los años posteriores a su publicación, con personajes orientados de forma artificial hacia donde quiere apuntar Koestler, narrativamente desequilibrada entre momentos muy trabajados y otros casi ruborizantes y en la que su fuerza radica en lo que puede generar al lector y no en lo que le ofrece exactamente.


Destacado. Lo bien que nos señala al demonio que se esconde entre los conceptos de “el bien mayor” y “el bien común”.


Potenciales Evocados. Un fondo lejano común con la famosa obra de Howard Fast sobre el mismo asunto, pero si en aquella se hablaba de lo que podría haber sido y no fue, en este libro se prefiere hablar de lo que fue, dejando de lado (o a la imaginación) lo que pudo haber sido, siendo menos incómoda políticamente en su momento (pero más incómoda en lo literario, mucho más); ecos muy claros del Campanella que tanto impresionó a Marx.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin