martes, 13 de agosto de 2013

DIOSES Y LEGIONES. Michael Curtis Ford (2002)



-Más que una reinterpretación, un camino diferente con destino similar al de la historiografía.-
 photo DSC08449_zpsc254c4ca.jpg

Lo que nos cuenta. El obispo de Constantinopla escribe una misiva al Papa que va acompañada del diario que siguió su fallecido hermano, Cesáreo, que ejerció como médico del emperador Juliano a quien conoció por primera vez en Atenas cuando ambos eran jóvenes, en tiempos del emperador Constancio.

Mi opinión. Entretenida novela sobre el emperador romano Juliano que da más cancha a la vertiente cuartelera del protagonista que a otras de su seguramente compleja personalidad aunque nos mantiene muy presentes algunas de sus posibles visiones sobre lo espiritual y lo inmaterial, que se construye desde las reflexiones del narrador sobre las acciones del protagonista sin ahondar demasiado en su entorno sociopolítico ni tampoco en el geográfico, de bastante buen ritmo y plagado de concesiones al lector en aras de su fácil disfrute, más interesada en exponer que en proponer (ni siquiera sugerir) razones, de personajes suficientes pero sin alardes y con algún momento potente pero aislado.

Destacado. Un tratamiento de campañas y combates muy brioso.

Potenciales evocados. Nada que ver con Juliano el Apóstata más allá de compartir el personaje central; mejor llevada que la reinterpretación de la Anábasis que perpetró el autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin