martes, 24 de febrero de 2015

CIENCIA FICCIÓN 9. Varios autores



-Entre rarezas e intrascendencias, algunos quilates.-


Portada del libro Ciencia ficción 9, de varios autoresGénero. Relatos.


Lo que nos cuenta. El libro Ciencia ficción 9 (publicación original: 1973) es una antología de trabajos cortos de ciencia ficción con aproximaciones a sociedades o costumbres chocantes y que pueden criticar las nuestras como hilo conductor (aunque no férreo), que nos llevan desde una leyenda sobre lo sucedido en la Atlántida hasta una división en clanes sociolaborales, pasando por un centro que prepara a las muchachitas para un momento muy especial o por los eventos que llevaron a la creación de la Tierra, entre otros temas.


Mi opinión/Destacado/Potenciales Evocados.


    - La grieta en el escudo (Arthur Sellings, 1967): trabajo de aires anticuados y con algún concepto que pudo derivar más tarde en Leyes de mercado pero desde perspectivas más defensivas que ofensivas.


    - El azul más profundo  del mundo (S. Dorman, 1964): aproximación sensible a conceptos distópicos, muy agradable de leer pero sin conseguir ser redonda.


    - Las veladas feministas de la Atlántida (Booth Tarkington, 1967): agradable trabajo, sobrio, elegante, cuidado e interesante, que maneja la ironía muy bien y que podría ser una versión masculina de temáticas recurrentes en Lessing.


    - Gente afortunada (Chet Arthur, 1967): relato incómodo que acierta en su decisión de ofrecer reflexiones desde lo indirecto y que no ha envejecido ni un ápice, ni en forma ni en fondo.


    - El círculo interior (Fritz Leiber, 1967): otro relato incómodo, que más parece de Ellison que de Leiber, con momentos que bordean el surrealismo pero que deja un sabor muy real en el lector.


    - Planeta según presupuesto (Robert Sheckley, 1968): otro ejercicio de sarcástica sorna del autor, divertido pero malévolo y que puede hacer pensar, desde otro ángulo, en el vigésimo viaje del Ijon Tichy.


    - El huevo de glak (Harvey Jacobs, 1968): trabajo entre lo surrealista y la tomadura de pelo, con un tratamiento de lo sexual tan insinuado como atrevido para la época.


   - La sacerdotisa escarlata de la Luna Loca (Leigh Brackett, 1964): relato que hace pensar en unas Crónicas marcianas más venéreas y psicoactivas, también al borde  de lo picantón pero sin que llame la atención por ninguna otra cosa.

6 comentarios:

  1. Interesante reseña. Lo bizarro de la portada sólo es comparable a esas otras de los bolsilibros de Bruguera (Selección Terror), de los setenta y ochenta. Menuda solera tiene el libro. Saludos, Olethros. Benjamín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De esos también veremos por aquí en algún momento del próximo futuro, Benjamín.

      Gracias por su aportación.

      Eliminar
  2. Esas novelitas que llamaban "de a duro", porque se cambiaban por esa moneda en kioskos y librerías de segunda mano, se editaron entre principios de los setenta y mediados de los ochenta, semanalmente. Salieron 617 números (algunos de los títulos de los setenta, reeditados en los ochenta). Empecé a comprarlos con trece años, precisamente por esa época, y solo ver los títulos y las portadas ya me producía una emoción incomparable. Algo que después, de adulto, me ha sido imposible de reproducir de nuevo. Más o menos como la sensación que describía Proust respecto al sabor de la magdalena en "En busca del tiempo perdido". En fin, desvaríos y nostalgias...No pierdo la esperanza de coleccionar los 617. De momento voy por 85. Saludos. Benjamín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo esa sensación y esa nostalgia. Eramos otros y eran también otros tiempos. Ochenta y cinco son muchos, enhorabuena.

      En su ciudad había en mis tiempos una de esas tienditas por detrás de los edificios que daban a la Av. de Madrid a la altura del parque, bien atrás y subiendo unas cuestas. Por cierto, ¿su apellido no empezará por E. y estudió algún año que otro en los Maristas?

      Gracias por su aportación, Benjamín.

      Eliminar
  3. Amigo Olethros: Es usted una caja de sorpresas, como Frodo Bolsón. Me parece increíble que conozca Jaén y que lo recuerde tan bien. Le diré que yo compraba las novelitas en un quiosco que también era tienda de animales(surrealista), en un pasaje situado en el Callejón de las Flores,junto al mercado de san Francisco, entre la Catedral y la Diputación. La tienda que usted nombra,(en el barrio de san Roque, por lo que me cuenta) la desconocía. En cuanto a su pregunta, lamento decepcionarlo. Mi apellido no empieza por E sino por R de Ruiz, y no estudié en los Maristas, sino en Altocastillo (hasta 4º de EGB) y después en Martín Noguera(público) hasta acabar el Graduado Escolar. Un saludo muy cordial y mi más profunda admiración, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, San Roque, gracias por recordarme el nombre. La del Callejón de las Flores me suena para compra/venta/cambio de comics, pero igual puedo estar equivocado. Hay un usuario del blog que, si lee este post, igual puede aportar más información al respecto.

      Y no pasa nada porque no tenga usted el apellido E. y no hubiese estudiado en los Maristas. Ya sería una casualidad cósmica.

      Gracias por su aportación, amigo Benjamín.

      Eliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin