martes, 17 de diciembre de 2013

334. Thomas M. Disch (1974)



-Distopía depresiva y descorazonadora donde las haya.-
 

 photo 111334_zps08b85160.jpgGénero. Ciencia ficción.


Lo que nos cuenta. En un futuro cercano, en el 334 Este Calle Undécima de Manhattan hay un edificio que forma parte de los proyectos federales MODICUM, con sólo un 30% más de habitantes que el número óptimo planificado y en el que viven o con el que tienen relación diferentes personajes cuyas vidas, a veces sólo pinceladas de las mismas, vamos conociendo. Novela compuesta por diferentes relatos y novelas cortas relacionados entre sí, escritos entre 1967 y 1973 pero unidos para dar forma a este volumen en 1974.


Mi opinión. Retazos y pinceladas de un futuro desesperanzador vestidos con retales de una saga familiar/vecinal distópica, en la que un bloque de apartamentos funciona como microcosmos o tal vez alícuota del porvenir que nos propone el autor, lleno de pequeños detalles que aumentan la sensación de desasosiego y tristeza que impregna un mundo en el que la cotidianidad está sembrada de desempleo, alienación, conflictos, delincuencia, adicciones, fracasos, buscavidas, desarraigo, tráfico de órganos, guetos, infelicidad, dureza, prostitución y pequeñas grandes tragedias, lleno de protagonistas y con ninguno a la vez, para ofrecer un trabajo técnicamente cuidado, interesante, contenido, irregular, monocorde por momentos, denso, disperso en ocasiones y apasionante en general, pero difícil de disfrutar por muchas razones (a veces las mismas de sus fortalezas) y que incluso puede provocar rechazo en algunos lectores.


Destacado. En su tiempo no hubo nada parecido y además se adelantó por mucho a tendencias contemporáneas de la distopía “sucia”, incluso superándolas en su mayoría, sin llegar a ser avant-garde ni entonces ni ahora.


Potenciales Evocados. Momentos del Cabrini Green de Martha Washington (y algo más, porque apostaría a que Miller sacó alguna otra idea de aquí); cercano a la propuesta de ¡Hagan sitio! ¡Hagan sitio! pero mucho más allá; propuso, con años de adelanto, los ambientes sociales y callejeros que habitualmente se ven al fondo en el Cyberpunk.

2 comentarios:

  1. Tengo esa misma edición que leí un verano hace mucho. No recuerdo absolutamente nada, lo que implica que no me impactó, ni para bien ni para mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy con usted. La falta de recuerdos sobre un libro suele indicar eso.

      Gracias por su aportación, Alyrodri.

      Eliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin