viernes, 1 de julio de 2016

SINUHÉ, EL EGIPCIO. Mika Waltari



-Un trabajo delicioso y por el que no pasan los años.-


Portada del libro Sinuhé, el egipcio, de Mika Waltari
Edición en español (2001)
Género. Novela histórica.


Lo que nos cuenta. En el libro Sinuhé, el egipcio (publicación original: Sinuhe egyptiläinen1945), Sinuhé es un anciano y escribe sobre su vida desde su nacimiento, cuando un médico y su mujer lo encuentran en una cesta en las riveras del Nilo, para ir creciendo y formándose como hombre y médico hasta llegar a médico real de Akenatón, farón reformista que se creó muchas enemistades en el Antiguo Egipto.


Mi opinión. Novela histórica en el gran marco, con ficción en el devenir del protagonista y cómo termina interviniendo en eventos conocidos pero sin explicación segura para los historiadores, de ritmo suave que hace que la trama, bastante interesante, tarde en arrancar, que mezcla muy bien historia, costumbrismo y ficción, con personajes algo polarizados pero arquetipos de muchos que nos encontramos a lo largo de nuestras vidas, que hizo mucho tanto por el género como por la egiptología al llevar ambos a un enorme número de lectores poco familiarizados con el asunto, que sitúa muy bien al lector en la época, con un protagonista muy humano en sus palabras, actos y sentimientos, que mezcla humor suave y tristeza de varios tipos, con ambientes muy conseguidos, más potente a ojos del lector maduro (en varios sentidos) que a los de aquellos que no lo son, que por su forma de narrar y cómo ofrece las cosas ha envejecido muy bien (es casi intemporal) y, en conjunto, una gran novela.


Destacado. Es casi imposible que el lector no forje amistad con Sinuhé.


Potenciales Evocados. El trabajo que marcó un rumbo en el género, cuando casi no se podía denominar como tal, y que siguieron muchísimas otras; algo de la forma en que mira atrás Tácito en Roma después del incendio, mezclada con la de Yo, Claudio.

6 comentarios:

  1. La leí hace ya muchos años, aunque podría volver a releerla ya que poco o nada recuerdo.
    Tampoco la tengo en mis estanterías así que debió ser préstamo bibliotecario.
    La que sí tengo es El arpista ciego de Terenci Moix, ambientada ésta en la época de Tutankamón.
    No recuerdo ni en una ni en otra el motivo de su lectura, ya que la temática egipcia es algo que no me atrae, pero como bien dices, es imposible no sentir cierta afinidad con Sinuhé. De ambas guardo gratas sensaciones.

    ResponderEliminar
  2. Durante mucho tiempo fue mi libro favorito. Imprescindible. Eso sí, triste triste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que triste, humano y realista, ¿no?

      Gran libro, cierto.

      Gracias por su aportación, Alyrodri.

      Eliminar
  3. Historia bien escrita, de las que no chirrían los personajes en su contexto.Una historia tranquila que pudo ser real

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto; da una sensación de cotidianidad relajada que, junto a la propia trama, hace pensar eso de "pudo ser cierto".

      Gracias por su aportación, estimado anónimo.

      Eliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin