miércoles, 24 de septiembre de 2014

LA EMPERATRIZ DE LOS ETÉREOS. Laura Gallego García (2007)


-Fábulas adecuadas a los gustos actuales de sus consumidores naturales.-




Lo que nos cuenta. Los cuentos de las Montañas de Hielo, del Reino Etéreo y de su Emperatriz son unos de los más populares entre los niños del pueblo de las Cuevas, personas que tratan de protegerse del exterior gélido e inhóspito viviendo en grutas de las que consiguen extraer lo que necesitan para vivir. Bipa es una de esas niñas que trata de buscar la razón y el sentido común a todo, por lo que ese cuento no es de su agrado y llega a enfrentarse con Aer, otro niño que no solamente cree en esas historias sino que parece decidido a, cuando sea mayor, encontrar a la Emperatriz. Con los años, ambos niños crecerán de formas muy distintas pero con un halo en común que Bipa se niega a aceptar aunque no puede evitar sentirse interesada en Aer, que por su parte no parece haberse olvidado de su deseo de conocer a la Emperatriz.


Mi opinión. Novela claramente orientada al público más joven y que en muchos casos tal vez podría servir para iniciar en el gusto por la lectura a más de uno, de ritmo constante y suficiente que sólo se acelera un poco llegando al final, que se construye a partir de valores universales desde los que se irán forjando los personajes y sus comportamientos, pero también las diferentes localizaciones e incluso la propia trama, sencilla pero cómoda de leer desde su propuesta de fantasía pre juvenil con aires de cuento, ligera, bonita y bastante agradable en general.


Pero, queridos lectores, si toman esta lectura desde la perspectiva de un lejano futuro postapocalíptico en el que la tecnología y lo fantástico se confunden ante los ojos de los humanos supervivientes, algo que yo decidí hacer (independientemente de que esa fuese la intencionalidad oculta de la autora o no), verán relativamente enriquecida la lectura, créanme.


Destacado. Logrado en transmitir lo frío, gélido y árido del mundo en que transcurre.


Potenciales Evocados. Por mi parte, sin encomendarme a nadie y sin pistas conscientes que me lleven a ello, la veo como la versión de fábula infantil-juvenil (más la primera) de La saga de la Tierra Moribunda; el personaje Nevado me hacía pensar constantemente en Concrete.

10 comentarios:

  1. Laura Gallego llena un vacío que existía en la literatura prejuvenil. En mi época te pasaban de leer cuentos chorras de la colección barco de vapor, a la Celestina, Pepita Jiménez, etc.., así, sin anestesia!! En la literatura de otras lenguas sí tenian libros adecuados, que como no se habían escrito en castellano, estaban perpetuamente exiliados de la educación reglada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante reflexión, con la que coincido plenamente.

      Gracias por su aportación, Alyrodri.

      Eliminar
  2. Me gusta bastante esta autora, algunos libros, como este, pueden rozar un poco lo infantil, de todos modos, suelo leer a veces juvenil para desconectar de cosas más densas y me agrada este género. Te recomendaría Donde los árboles cantan, pese a ser juvenil, y no sé si esto te echa para atrás, es muy, muy bonito y evocador, más trabajado que este y una de mis lecturas preferidas. Si te animas ya me comentas. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tomo nota, Isabel. De Laura Gallego volveremos a hablar por aquí en un tiempo, porque he leído más cosas, aunque no el libro que usted me recomienda.

      Gracias por su aportación.

      Eliminar
  3. La autora que más intensamente me hizo viajar en mi primera etapa de lector con sus «Memorias de Idhún». Hoy en cambio la hojeo y me parece que su escritura no es excesivamente hábil, y que recurre constantemente a las mismas figuras para referirse a tal o cual acción. En cualquier caso fue muy interesante, quizá lea en un futuro no muy lejano el aquí reseñado con eso en la cabeza de «por los viejos tiempos», en una mezcla nostalgia y lapso de amenidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La nostalgia mueve montañas, Alex nam dive. Y de "Memorias de Idhún" hablaremos por aquí más adelante, porque como usted mismo señala tímidamente es un libro que marcó a muchas personas independientemente de su verdadera fuerza intrínseca.

      Gracias por su aportación, Alex nam dive.

      Eliminar
    2. Me animo a describirle mi experiencia personal. Como yo a los 11 años era un romántico en toda regla, un niño que se tiraba casi todas las horas en el colegio con la cabeza en la luna (así pasaba lo que pasaba), como era evasivo por instinto, pues la literatura fantástica era un recurso sanatorio y de refinamiento, un consuelo necesario.
      Entre ellos destacó «Memorias de Idhún» por razones bastante claras: fuerte incisión en el romance (que además se dosifica muy bien a lo largo de la trilogía), pugnas sentimentales, empresas heroicas para individuos que eran en inicio del todo normales y REALES –y se salta del mundo real al fantástico de forma que se extiende un atractivísimo vínculo de compatibilidad–. «Memorias de Idhún» fue un subterfugio total, la sensación al leer era literalmente de «volver a casa», hasta el punto que el mundo fuera de la lectura se tornaba inexplicable e intolerablemente gris y mediocre: "indigno".
      Se produjo una curiosa relación psicológica en la que vivía dentro del libro y permanecía aletargado fuera de él, tomando con naturalidad las líneas de texto como "vida que merece ser vivida" y la vida real como "aburridos e incluso molestos lapsos entre la vida que merece ser vivida".
      Este tipo de alocados comportamientos, tan disculpables e incluso inherentes en la cabeza de un niño, resucitan de vez en cuando en la mente del adulto en forma de esa "nostalgia" de la que hablaba. Al final son este tipo de experiencias los que más dulcemente suelen recordarse. Son como el "Limbad" de la trilogía.
      Un saludo.

      Eliminar
    3. Nos extenderemos más cuando publique las reseñas correspondientes a "Memorias de Idhún", pero creo que lo que le pasó a usted con ese libro y a esa edad le pasó a mucha gente, ya que la obra llenó un espacio en la literatura de género en español que hasta entonces no estaba tan cubierto como lo estuvo después de la publicación del trabajo de Laura Gallego.

      Gracias por su aportación, Alex nam dive.

      Eliminar
    4. Como usted señala el público es muy amplio y las experiencias muy similares, y sólo había que ver las colas que se montaban para que la autora firmara a cada cual su volumen correspondiente, como si fuera una estrella de rock. Esta evasión o pasión por realidades alternativas, por la ficción, es tal que se extiende a todos los formatos posibles: a los videojuegos (especialmente los RPG), al manga, los cómic, series cinematográficas como Star Wars..., industrias constante y persistentemente solicitadas, que han logrado una impresionante rentabilidad. Es un asunto muy interesante, y el hilo psicológico que tan íntimamente se estrecha entre usuario y obra podría debatirse mucho. La clave, en cualquier caso, es no terminar como Don Quijote, jejeje
      Estaré atento al estreno de su reseña de «Memorias de Idhún». Un saludo.

      Eliminar
    5. Tengo la reseña planificada para comienzos de diciembre. Nos extenderemos entonces.

      Gracias por su aportación, Alex nam dive.

      Eliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin