domingo, 20 de mayo de 2018

LA HORA DE LA ARAÑA. James Patterson

-Dentro de que no ofrece nada nuevo bajo el sol, entretenido.-

Portada del libro La hora de la araña, de James Patterson
Edición en español (1993)
Género. Novela.

Lo que nos cuenta. En el libro La hora de la araña (publicación original: Along Came a Spider, 1993) conocemos a Alex Cross, Segundo Jefe de la Brigada de Detectives de la policía de Washington D.C. y doctor en Psiquiatría, afroamericano criado en las calles y con una personalidad férrea. Cuando comienza a investigar el asesinato de toda una familia en un barrio popular, un crimen que tal vez haya sido cometido por el mismo asesino que hizo algo parecido días antes, es reclamado para intervenir en un caso muy distinto: el secuestro simultáneo de dos niños, con padres famosos y poderosos, en el colegio de élite al que asistían (la madre de la niña, una conocida actriz de Hollywood; el padre del niño, el Secretario del Tesoro). Primer libro de la serie de Alex Cross.

Mi opinión. Thriller noir muy adaptado a los tiempos que corren por su alto ritmo, por la sucesión de giros, vueltas y revueltas de trama que ofrece con independencia de su sensatez o credibilidad, por el malo malísimo y loquísimo que se enfrenta al bueno desencantado, con tragedia a sus espaldas y distinto a todos los que le rodean en su entorno profesional, que transcurre en un ambiente (decorado) psicosocial que puede resultan tan extraño como incómodo al lector actual pero que reflejó situaciones comunes en el pasado (que, aunque no hay desaparecido por completo, son cada día menos comunes por suerte), un protagonista extraño que bambolea entre extremos, un libro construido a punta de clichés y estereotipos del subgénero en los últimos años, muy rápido de leer y, esta edición, con una portada que invita al llanto.

Destacado. Los platos que mezclan dulce y salado con éxito son muy pocos, y este es Fast Food por mucho que se trate de servir en una mesa con velas y mantel rojo.

Potenciales Evocados. El primo barriobajero de Lecter frente a un cruce de Sherlock Holmes y Shaft en el seno de un producto de consumo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Linkwithin