lunes, 21 de abril de 2014

VAMPIROS. John Steakley



-Con la Iglesia hemos topado en algo parecido a un western vampírico.- 
Portada del libro Vampiros, de John Steakley
Edición en español (1999)

Lo que nos cuenta. En el libro Vampiros (publicación original: Vampire$, 1990), Jack Crow dirige un equipo de exterminación de vampiros. Durante un trabajo en Indiana, y tras tener sus más y sus menos con las autoridades locales, el nido parece destruido, pero lo que sucede durante la posterior fiesta demuestra que no había sido así. Cuando Crow habla con su jefe en Roma, Su Santidad tiene claro que es necesario que Crow vuelva al trabajo y que forme un nuevo equipo. Novela también conocida como Vampiros S. A.

Mi opinión. Novela intensa, de atmósferas tristes y opresivas disimuladas en la trama llena de acción, pólvora y sangre, que maneja con arte y cierto éxito la entrega de información sobre el trasfondo sin romper ni el ritmo ni la propia ambientación, de personajes muy apropiados para la propuesta por su carácter sin duda agrio y casi crepuscular, de trama brusca, cruenta y dura, juguetona desde lo malévolo en cuanto al manejo práctico de la religión, con antagonistas interesantes y un trabajo entretenido en general.

Destacado. Su versión cinematográfica es fiel en espíritu a este libro pero no al devenir de su trama.

Potenciales Evocados. Mezcla de algún concepto de Blade, pero sin duda rural y sin glamur, con el protagonista de Valor de ley elevado al cubo y quizás con Síndrome de Estrés Postraumático sin diagnosticar. Mucho más cerca de La luz al final del túnel, aunque salvando las distancias, que de Crepúsculo, por si así le puedo situar mejor, querido lector.

6 comentarios:

  1. Con esta novela empecé mal...Soy fan de Carpenter desde bien jovencito y cuando se estrenó Vampiros fui a verla el mismo día del estreno. No suelo leer reseñas de películas antes de verlas en el cine por eso de que no me influya en mi opinión, aunque ello me lleve a más de un disgusto. Pues efectivamente, eso fue lo que sucedió. Nada más empezar los títulos de crédito veo que está basada en una novela, lo cual me cabrea bastante, ya que no me gusta ver films basados en novelas que todavía no me he leído. No obstante, disfruté de la película mientras me auto-flagelaba por no haberme informado antes de haber ido a verla.
    Al cabo de un tiempo, en la biblioteca de mi barrio, cae en mis manos un ejemplar de la novela de Steakley (la misma edición que aparece en en imagen de este blog). Pues muy entusiasmado voy y la tomo en préstamo, aparco mis lecturas pendientes para mi club de lectura y la devoro en un par de días.
    Al acabar de leerlo tuve sentimientos encontrados con esta novela. Me gustó pero al mismo tiempo me decepcionó. Había algo que me chirriaba al poco de empezar a leer. ¿Qué era? La traducción. No había duda alguna. Soy profesor de lengua y literatura inglesa y pesco a los malos traductores (y traductoras) a las pocas páginas. Agradecí enormemente no haberme gastado dinero en esta abominación de Plaza & Janés. Fui investigando en blogs y páginas de literatura y comprobé que no era el único que se lamentaba de haber leído una novela decente, pero totalmente destrozada por un traducción torpe en sus mejores momentos. Por lo que también pude saber más tarde fue que esta novela no había sido publicada previamente a la adaptación en cine. Esto hacía encajar todas las piezas: Plaza & Janés imponiendo fechas de entrega draconianas a sus traductores para poder publicar en fechas de estreno de la película.
    Imagino que si esto lo hubiera hecho la extinta pero sublime editorial Martínez-Roca todo se hubiera sido diferente.
    Por lo que respecta a la reseña de la novela en este blog puedo decir que coincido bastante en todo. Me alegra que se mencione La luz al final del túnel, genial novela de splatterpunk com dulce gusto a terror ochentoso. Detesto novelas de vampiros con seres humanizados como Twilight o Crónicas vampíricas.
    Mis últimas novelas de este género, con auténticos vampiros despiadados, han sido Entre Nosotros de Juan Ignacio Carrasco y Verano de Miedo de Carlos Molinero. Enfoque del género por autores españoles y altamente recomendables!!!
    Por lo que respecta a la novela de Steakley voy a darle una segunda oportunidad en versión original. A ver qué tal...
    Gracias por la reseña y por un excelente blog.
    Saludos!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La película y la novela, como ya sabrá usted, tienen puntos en común y también profundas diferencias.

      Los problemas con las traducciones son algo recurrente, pero como dijo alguien una vez, son un mal necesario.

      Tomo nota de los títulos que indica como últimas lecturas de la temática, porque no las conocía.

      Gracias a usted por la aportación, Raúl.

      Eliminar
    2. Sí, Carpenter digamos que se inspiró en la novela y siguió su propio rumbo (acertado, en mi opinion, pero diferente). Como ya digo, volveré a darle otra oportunidad a Steakley a ver qué tal.
      Por lo que respecta a las novelas que he recomendado en breve escribiré reseña en mi blog (Darkly Dreaming Bookworm). Carlos Molinero es guionista y ganador de un Goya, mientras que Carrasco es licenciado en Literatura comparada, por lo que está muy bien documentado y es bastante didáctico. Ambas obras tienen en común la temática vampírica y la fusión de terror, humor y líneas argumentales dignas de novelas de terror de los 80s.

      Eliminar
    3. Voy a echar un vistazo a su blog, para ver qué hay por ahí.

      Gracias por su aportación, Raúl.

      Eliminar
    4. De momento poca cosa. Lo empecé hace poco y no dispongo mucho tiempo para publicar...
      Saludos.

      Eliminar
    5. Sí, eso he visto. Bueno, ya tendrá más material con el tiempo.

      Eliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin