domingo, 20 de julio de 2014

CAMINO DESOLACIÓN. Ian McDonald




-Arriesgada hibridación para ofrecer una rara avis en su género.-


Género. Ciencia ficción.

Portada del libro Camino Desolación, de Ian McDonald
Edición en español (1992)

Lo que nos cuenta. En el libro Camino Desolación (publicación original: Desolation Road, 1988), el Doctor Alimantando, tras un extraño encuentro que le prepara para ello y otro que termina proporcionándole los materiales necesarios, crea un asentamiento en una zona montañosa aislada y con cavernas del Gran Desierto de Marte, en su Cuarto de Esfera Noroccidental, al que llamará Camino Desolación (aunque pensó en llamarlo Camino Destino antes de abusar del vino de vainas de guisantes) y al que irán llegando distintas clases de parias, fugitivos e inadaptados a lo largo de los años, creando una sociedad pintoresca debido a sus circunstancias.


Mi opinión. Curiosísima novela por muchas razones, entre ellas la propia naturaleza de la propuesta, muy poco habitual dentro de la ciencia ficción por dar mucha cancha a lo “fantástico”, construida por incontables pequeñas historias con protagonistas diferentes pero secundarios casi siempre, conectados e intercambiando papeles, muy osada tanto como opera prima como por decidir evitar que el lector prevea los derroteros de la trama hasta bien avanzada la novela (cuando la propuesta cambia un poco de ropajes y accesorios, que no de piel, de forma positiva para unos y negativa para otros, para recuperar al final el estilismo de su comienzo) y solo presentar situación tras situación que, sin animar las mismas reflexiones, sí que pueden producir una sensación de variación sostenida sobre lo mismo, con diálogos muy ilustrativos pero que no son la herramienta que más usa el autor, de una extraordinaria densidad desde la pura sencillez, plagada de épicas cotidianas y personales, que creará sensaciones encontradas en los diferentes lectores en función de su bagaje literario (o de su adaptabilidad literaria, quizás pueda ser más correcto) y que ofrece un trabajo muy poco común.


Destacado. Conceptualmente, muy original.


Potenciales Evocados. Crónicas marcianas transcurriendo en el Macondo de Cien años de soledad (o en el pueblo de Total, casi) que podría ubicarse en la conquista del Oeste pero futurista, lejos de la Tierra y escrito por Vance pero supliendo su “optimismo irracional” natural por el “realismo ominoso” de Aldiss, incluyendo unas gotitas del "pesimismo racional" de Disch.

2 comentarios:

  1. Uno de mis libros favoritos, genial, lleno de escenas memorables, la anciana que le roban al bebe y le dejan un mango, el encuentro fina del doctor alimantando con el hombrecillo verde, el duelo con guitarras eléctricas de "la mano", el campeonato de billar contra el diablo, cuando "la mano" hace llorar al cielo marciano por primera vez, el honor y la valentía de un hombre al pintar su puerta de verde.

    Hasta se me pone la piel chinita de recordarlo, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro especial en muchos sentidos. Me alegra haberle recordado, aunque fuese momentáneamente, las gratas sensaciones que le produjo su lectura, de verdad.

      Gracias por su aportación.

      Eliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin