miércoles, 3 de diciembre de 2014

LOS ÚLTIMOS CIEN DÍAS. John Toland (1966)



-En su momento, ejemplar y de referencia. Ahora no tanto.-


 photo 01LosUacuteltimosCienDiacuteas1_zps3769a996.jpgGénero. Historia.


Lo que nos cuenta. Visión casi periodística, con momentos novelados, de los últimos cien días de Segunda Guerra Mundial en el frente europeo a través de un gran número de participantes en los hechos. Libro también conocido como Los cien últimos días (sí, en serio).


 photo 01LosUacuteltimosCienDiacuteas2_zps1123f4eb.jpgMi opinión. Largo trabajo pero que mantiene el interés (especialmente si no se conoce mucho de ese periodo, ya que si es al contrario se producen sensaciones encontradas en el lector), mucho más importante en su tiempo de publicación original que ahora (aunque en estas fechas todavía tiene su lugar y su mérito), narrado con formas de crónica en la mayoría de las ocasiones, discutible más a menudo de lo que cabía esperar a la hora de valorar su reparto de culpas y éxitos, con el que hay que hacer auto de fe en ocasiones a la hora de suponer la veracidad de muchas conversaciones que no siempre tienen contrastada su autenticidad más allá de las aseveraciones de algún superviviente, llena de pequeños desvíos laterales en la historia central que no siempre (o más bien casi nunca) son de interés para el asunto principal pero sí ofrecen momentos curiosos cuando menos y siempre extremadamente ilustrativos del espíritu que reinaba en los diferentes puntos de interés para el escenario europeo de la Segunda Guerra Mundial, que se aleja del horror general, de los daños y destrucciones anónimas porque, aunque esas cosas estén al fondo y sobrentendidas, el autor prefiere centrarse en protagonistas más o menos conocidos aunque ofrezca algo de espacio a las víctimas menos famosas y más abundantes, algo desestructurado en ocasiones, con reparto extraño de los tiempos literarios y, con todo, una obra importante en su temática.


Destacado. Las traducciones al español. Ojito que no son todas iguales.


Potenciales Evocados. Estilo con aires de Tierra calcinada y ¿Arde París?, pero era una forma de narrar entonces que varios escritores decidieron utilizar; es inevitable pensar, durante buena parte del libro, en Berlín. La caída: 1945 de Beevor, pero con más opiniones (disfrazadas o no de manifestaciones de los protagonistas) y mucho menos actualizada en cuanto a documentos (pero por otra parte con más acceso directo entonces a muchos de los supervivientes).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin