domingo, 16 de agosto de 2015

FLORES PARA ALGERNON. Daniel Keyes (1966)



-Novela agradable de leer pero inferior en impacto al relato en que se basa.-




Lo que nos cuenta. Charlie Gordon es un hombre con la mente de un niño por sus discapacidades intelectuales que, tras realizar unas pruebas, entra en un programa experimental desarrollado para conseguir mejoras espectaculares en el intelecto humano tras las exitosas pruebas preliminares en ratones, uno de los cuales, de nombre Algernon, recibirá el cariño de Charlie, quien irá viendo que los frutos que da el experimento le cambian la visión de sí mismo y de la situación en la que había vivido hasta entonces.


 photo 01.FloresParaAlgernon2_zpsfidyznqr.jpgMi opinión. Trabajo que “engorda” el relato del que viene para intentar hacer hincapié en los problemas que pasa a enfrentar el mejorado Charlie, y digo intenta porque lo poco gusta y lo mucho cansa así que, si bien extiende la situación y da nuevas perspectivas al asunto, puede resultar algo repetitivo por mucho que trate de cambiar ópticas, causas y generadores, técnicamente muy bien ajustado a la trama por el uso de los documentos escritos por el protagonista que nos cuentan (y nos dejan saber indirectamente también) lo que está viviendo y cómo, llevándonos por un desarrollo implacable hasta un final potente y lleno de sentimientos, todo en una novela reflexivamente entretenida pero que, en mi opinión, no le hace justicia al relato original.


Destacado. El relato en que se basó esta novela, escrito por Keyes en 1959, concentra mucho mejor (de forma excelente, diría yo) la potencia de su narrativa y contenidos. Si no se han leído el cuento, que se llama igual, les animo a que lo hagan.


Potenciales Evocados. Limitless sin glamur, menos positivista, más realista en muchos sentidos y sin concesiones a la galería, o Lucy desde lo cognitivo y no desde el thriller de acción, pero además con situaciones muy sentidas, momentos en los que es facilísimo empatizar y … esperen, ¿en realidad no se parece tanto a Lucy, no?

2 comentarios:

  1. Es uno de mis libros de cabecera, muchas veces prestado y (actualmente) no devuelto.
    Tomo nota del consejo que das en relación con el relato corto, a ver si lo localizo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prestar libros normalmente termina en un duelo a pistola o sable al amanecer, pero usted sabrá... ;oP

      Espero que disfrute del relato y muchas gracias por su aportación, PECE.

      Eliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin