miércoles, 12 de agosto de 2015

EL ALEPH. Jorge Luis Borges (1949)



-Diferente, interesante, atractivo y generador de tendencias incluso en la actualidad.-

 photo 01.ElAleph_zpskh2tpalb.jpg

Género. Relatos.


Lo que nos cuenta. Recopilación de relatos (el autor prefería la palabra cuentos, así que respetemos eso) de Borges, que nos llevarán desde el hallazgo de un objeto increíble hasta conocer los recuerdos de un inmortal, pasando por los pensamientos de un peculiar protagonista en su todavía más peculiar hogar o un juicio en el Punjab, entre otras tramas.


Mi opinión. Una de las recopilaciones de cuentos de Borges más conocida (y de cuentos en general dentro de la literatura, también), con ese estilo tan suyo por el que los ensayos parecen cuentos y los cuentos ensayos, con atmósferas evocadoras, plagado de erudición incontenida pero manejada con un intento de humildad o al menos no tratando de darse importancia, narrado con esa pluma suave y aparentemente sin destino concreto pero que lo tiene todo muy claro desde el principio, con todos los elementos y símbolos recurrentes en los trabajos del argentino dentro de una recopilación de cuentos que, si no se han leído ustedes, tal vez deberían plantearse hacerlo. Poco más puedo decir.


Destacado. Sí, muy destacado. Mucho.


Potenciales Evocados. Genera sensaciones como pocos lo hicieron en su tiempo y generó influencias de fondo como pocos consiguen tampoco hoy en día.

6 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo.
    Uno de estos días tengo que volver a leerlo, hace ya muchos años de la primera vez y sería interesante comparar los recuerdos con una segunda lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si en estos años ha evolucionado usted como lector, que no lo dudo, puede que hasta lo disfrute más.

      Gracias por su aportación, PECE.

      Eliminar
  2. He leído algunos de sus cuentos a raíz de la preferencia que me comunicó usted del Aleph frente a las Ficciones. Todavía no me atrevo a decir nada (cuando termine todos los cuentos y los analice, seguramente vuelva a pasar por aquí), pero el cuento que me dijo, «La casa de Asterión», es bellísimo (qué fineza psicológica y, como en tantos otros cuentos de Borges, qué golpe de gracia final).

    En cuanto al estilo, completamente de acuerdo (ya lo hablamos en su día), en efecto, ensayos que parecen cuentos y cuentos que parecen ensayos. Es cuestión de acostumbrarse.

    «Sé que me acusan de soberbia, y tal vez de misantropía, y tal vez de locura. Tales acusaciones (que yo castigaré a su debido tiempo) son irrisorias. Es verdad que no salgo de mi casa, pero también es verdad que sus puertas (cuyo número es infinito) están abiertas día y noche a los hombres y también a los animales.»

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que le haya gustado tanto "La casa de Asterión". Para mí entre los mejores cuentos que he leído nunca.

      Gracias por su aportación, Alex.

      Eliminar
  3. Una crítica tan breve como brillante de El Aleph. Sinceramente, creo que es verdad, que aparenta cierta improvisación y ahí abajo hay una cuadrícula anterior. Con esos resultados. Sí, creo que si no se ha leído, uno debería plantearse hacerlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos claramente en consonancia, Igor.

      Gracias por su aportación.

      Eliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin