miércoles, 8 de julio de 2015

EL CARTERO. David Brin (1985)



 photo 01.ElCartero_zpscc0lkkuz.jpg-Entrañable por un lado, ligera por otro.-


Género. Ciencia ficción.


Lo que nos cuenta. Gordon Krantz es uno de los supervivientes de una Norteamérica postapocalíptica que, tras un asalto de un grupo saqueadores del que escapa vivo por poco, se queda prácticamente sin nada y con pocas oportunidades para sobrevivir a partir de ese momento. El hallazgo de un antiguo vehículo del servicio postal estadounidense le ofrece la posibilidad de abrigarse y de algo más, una cosa mucho más importante y de la que Gordon tardará un tiempo en darse cuenta. Novela construida a partir de dos trabajos previos, de 1982 y 1984 respectivamente, y que suponen los dos primeros capítulos de los cuatro que componen el libro.


Mi opinión. Trabajo agradable, sin chirridos agudos ni graves, con una idea simple de partida (simple pero efectiva, una buena idea en realidad) que permite desarrollar conceptos sociales y políticos mediante los posicionamientos de los personajes que nos iremos encontrando en esa Norteamérica postapocalíptica (y señalo de nuevo el lugar por los momentos “pastel de manzana” y “barras y estrellas” que se podrá usted encontrar en el libro, estimado lector), de tendencias intimistas a varios niveles pero que chocan en ocasiones con los detalles de la trama que hacen que el libro sea Ciencia ficción y no una novela con una gran premisa ficticia de partida.


Destacado. El tono narrativo.


Potenciales Evocados. Tras un comienzo que podría recordar a La carretera en versión light, ofrece un La tierra permanece en clave sociopolítica y con tonos todavía más positivos.

2 comentarios:

  1. Excelente novela.
    Nunca entendí del todo el fracaso de su versión cinematográfica en taquilla. No creo que desmereciera a la novela, y como dices, muy del estilo norteamericano por lo que me extraña que no hubiera cosechado mejores resultados por aquellos lares.
    Quizá sea porque lo que realmente le gusta al público usano es un enfrentamiento contra un enemigo exterior (ya sean amarillos, rojos o bichos raros), y rehuyen los enfrentamientos internos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena teoría la suya, sí señor. Más que sensata.

      Gracias por su aportación, PECE.

      Eliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin