martes, 16 de agosto de 2016

PANZER COMMANDER. Hans von Luck (1989)



-Si bien su fuerte no era narrar, estuvo allí y eso es lo que cuenta.-


 photo 01.PanzerCommander_zpschf9mbit.jpgGénero. Biografía.


Lo que nos cuenta. Autobiografía del Oberst der Panzerwaffe Hans von Luck que, tras comenzar hablando de la parte final de su cautiverio en manos rusos tras la guerra, nos muestra su juventud, su formación militar y, a partir de ahí, la parte del león que consiste en su intervención en los combates de la Segunda Guerra Mundial para, después, contarnos su destino al terminar ésta.


Mi opinión. Trabajo narrado con una técnica bastante sencilla, que recurre a novelar en muchas ocasiones pero que, no sé si como una herramienta técnica inconsciente, decide intercalar detalles personales entre la narración más bélica con bastante éxito, de ritmo suficiente, que ofrece interpretaciones (e incluso razones) de los acontecimientos pasados desde perspectivas posteriores pero nunca como excusa y sí para clarificar decisiones y posturas, mucho más logrado en las pequeñas cosas que cuenta que respecto al gran marco histórico y político, ni siquiera al táctico, que evita ponerse medallas por más que el lector familiarizado con el conflicto sepa que von Luck hizo grandes cosas allí donde operó, muy humano en general, con una visión de Rommel bastante idílica a mi parecer (pero el autor estuvo con él mucho tiempo y yo no), que no se mete en polémicas y evita muchos asuntos que podrían ser de interés pero que, a grandes rasgos, ofrece un libro interesante para los que más amen la Segunda Guerra Mundial y, sobre todo, ya la conozcan en profundidad.


Destacado. El libro no sirve de introducción al conflicto, no es un ejemplo de biografía ni descubre grandes cosas sobre la guerra, pero si el lector conoce bastante bien la Segunda Guerra Mundial encontrará multitud de pequeños detalles interesantes.


Potenciales Evocados. Más cercano a Guderian si él hubiese estado metido en tanta acción como este autor, que a otras memorias como las de Rendulic (por la frialdad psicopática) o las de Manstein (por su visión más estratégica y política).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin